Existe un cóctel explosivo en el mundo: nacionalismos en ascenso, una pandemia y una gran recesión. Covid-19 exhibió la inoperancia de líderes populistas que enfrentarán las urnas. La globalización acentuó la división entre los que tienen y los que no, dejando a los pobres vulnerables a la pandemia. El mundo o coopera o entra en conflicto. No cooperar en la OMS afectará la lucha contra el virus. Evitar la exportación de equipo médico dañará la capacidad para combatir el virus.

Habrá eventualmente una cura contra el virus, pero mientras llega las consecuencias económicas, sociales y políticas serán enormes, exigiendo un nuevo pacto social. La crisis económica traerá inestabilidad política y social. Covid acelerará las tendencias nacionalistas y proteccionistas. Las fuerzas democráticas de centro deberán movilizarse contra los extremos intolerantes. Los países aumentarán sus deudas, pero muchos países en desarrollo no podrán acceder al mercado de crédito, acentuando sus crisis. La guerra ofrecerá una salida para líderes populistas en problemas domésticos. La cooperación en investigación servirá para prevenir futuros brotes y desarrollar vacunas. La incompetencia frente a la crisis debilitará gobiernos. Los países en desarrollo sufrirán más por la pobreza. Los habitantes de las regiones marginadas se contagiarán o sufrirán hambre, pues el distanciamiento social es un lujo. Se reducirá la demanda por oficinas y se desconcentrarán las ciudades. Se profundizará la sociedad digital global. Se acelerará la automatización y la inteligencia artificial, aumentando el desempleo. El ingreso universal será necesario para lograr la estabilidad social.

La globalización sufrirá modificaciones. Los criterios económicos de eficiencia y ventaja comparativa permanecerán, pero el principio precautorio, el medio ambiente y las redes de seguridad social serán igualmente relevantes. Habrá una relocalización de las cadenas productivas cerca de los centros de consumo. La distribución de bienes y servicios será en línea. Los enfoques justo a tiempo darán lugar a la acumulación de inventarios. Habrá conciencia de nuevas pandemias y del cambio climático. Se invertirá mucho más en prevención para lidiar con emergencias globales.

El principal riesgo de la pandemia es el colapso y caos social. La principal oportunidad es crear un mundo mucho más resistente a las crisis.