Cinco jugadores de la Selección Mexicana de Futbol están en la mira y podrían ser suspendidos hasta dos años si se descubre que tomaron clembuterol de manera intencional para aumentar su rendimiento físico.

Pero existe la posibilidad de que estos cinco jugadores sean tan sólo parte de un grupo amplio de la población que está contaminada con esta sustancia que se sigue utilizando de manera ilegal en la engorda de ganado.

El clembuterol es una sustancia que aumenta la masa muscular y disminuye el tejido graso, que ante las dudas de efectos secundarios está totalmente prohibida para el consumo humano y altamente limitada para el consumo animal.

Pero ante la batalla por el mercado y la permisividad de las autoridades es común el uso de esta sustancia en la engorda de ganado en México.

Salta a la primera plana la situación de estos jugadores, pero es constante la información de personas intoxicadas con la sustancia por consumir carne de res, principalmente el hígado, que es el órgano donde se aloja esta sustancia.

Por ejemplo, hace apenas un mes en Aguascalientes las autoridades locales confiscaron más de una tonelada de carne contaminada con clembuterol después de que toda una familia acabó en el hospital intoxicada.

Otras cuatro personas en Jalisco. En Guanajuato entre el 2010 y este año van 40 intoxicados con esta sustancia y así por el estilo las historias inundan la prensa local.

De hecho, el gobierno federal, a través de la Secretaría de Agricultura, publicó la norma oficial NOM 015 Zoo-2002 que marca una prohibición a la producción, el suministro, la utilización, el consumo y uso en animales de 15 sustancias, entre ellas el clembuterol.

La llamada cocaína de ganado, por las enormes ganancias que dicen en esa industria que deja a los que comercializan la sustancia, está prohibida por esa norma, por ser sospechosa de causar males cardiacos y hasta cáncer en los seres humanos.

Entonces, hay una norma que prohíbe el uso de la sustancia, pero se siguen presentado casos constantes del uso de la misma.

El Secretario de la Comisión de Salud del Congreso del Estado de México ha dicho que la mayor parte de la carne que se vende en esa entidad y en muchas partes del país está contaminada con clembuterol porque altera la presentación de la carne y les permite a los ganaderos vender más volumen.

Dice este legislador que cuando alimentan al ganado con esta sustancia se benefician los productores porque reciben mayores ganancias, ya que el animal desarrolla una mayor masa muscular. Lo malo es que la sustancia se aloja en el hígado, lo que provoca los mayores daños a la salud humana.

Es muy difícil echar los bisteces al asador en defensa de los jugadores de futbol que fueron descubiertos con esta sustancia en su cuerpo, puede tratarse de una sobredosis de tacos contaminados o de tratar de ponerse fuertes como reses.

Lo cierto es que el caso recuerda que hay un asunto económico y de salud importante en el país con esta sustancia de la que hoy todos nos enteramos porque tocó los intereses del sagrado futbol.

La primera piedra

A pesar de que rápidamente desmintieron la noticia, al parecer, ya salió el peine de por qué la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, fue la única funcionaria de alto nivel de Washington en adelantar el apoyo de su país a la ministra francesa, Christine Lagarde, para que encabece el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Resulta que, según se filtró a la prensa, Hillary tendría ganas de encabezar a partir del próximo año el Banco Mundial, en sustitución de su paisano Robert Zoellick.

Y claro que si ésos son sus verdaderos planes, quien menos quisiera que ahora se rompiera la tradición de asignar la Dirección del FMI a un europeo y la Presidencia del Banco Mundial a un estadounidense es la esposa del expresidente Clinton.

Por ahora la noticia fue desmentida. Pero si esto es parte de la estrategia, se trataría de la puntilla para las intenciones de Agustín Carstens de llegar a la Dirección del Fondo.

Si Washington acaba por apoyar al mexicano, entonces podríamos ver a la ahora Secretaria de Estado como candidata a la Vicepresidencia en fórmula conjunta con Obama, con la mirada bien puesta en ser la primera Presidenta de su país.