Hace unos años, Paul Volcker, quien fuera presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos durante los mandatos de James Carter y Ronald Reagan, afirmó que “la única cosa útil que han inventado los bancos en las últimas décadas es el cajero automático. Un avance que daba más mérito en el campo de la mecánica que en el de las finanzas”. Con ello ponía en evidencia al sector financiero por la poca utilidad social de las innovaciones promovidas.

Sin embargo, esto ha cambiado a lo largo del tiempo. Se empezó a dejar de mirar a la banca de la manera tradicional para empezar a mirar las nuevas oportunidades, enfrentar nuevos retos para atraer a los millennials y a la generación X, los cuales están cada vez más conectados a dispositivos móviles.

Los bancos buscan ser más competitivos en el tema de innovación digital; están más abiertos a los cambios tecnológicos. Prueba de ello es la percepción que se tenía de las financieras tecnológicas (fintech) o startups vistas como una amenaza para la banca.

Hoy esto ha cambiado, ahora se consideran insumos de gran valor para los productos y servicios que ofrece un banco a sus clientes.

Otro ejemplo claro de cambio de percepción es la aprobación de la Ley Fintech, la cual fue promulgada el 8 de marzo del 2018 y tiene por objeto regular los servicios financieros que presentan las instituciones de tecnología financiera, así como su organización y funcionamiento, particularmente del sector privado.

Asimismo, las startups son clave para este negocio. plataformas de consultoría, financiamiento y otorgamiento de créditos, pagos y transacciones, gestión de finanzas personales y comercialización para las inversiones son los pilares que mueven estas nuevas formas de negocio para la banca.

Los bancos deben cambiar sus procesos para poder ser más dinámicos fomentando la innovación dentro de sus equipos de trabajo, buscando métodos más ágiles para tener la capacidad de detectar y responder al cambio con confianza y rapidez.

El acceso a servicios financieros mediante Internet, cada vez más demandante, ofrece un nicho que se debe de aprovechar. Prueba de ello son las cifras que presentó Inegi en enero del 2017, donde 77.7 millones de personas usan celular y dos de cada tres usuarios cuentan con un teléfono inteligente (smartphone), 86.4% se conecta a internet y sólo 13.6% no lo hace.

Crear alianzas estratégicas con empresas tecnológicas es parte de lo que la banca está haciendo para innovar nuevas formas de ofrecer servicios a sus clientes. Finamente, el arte de innovar es crear algo nuevo que tenga como objetivo cambiar el mundo y convertirlo en algo mejor, es crear algo único que aporte valor, es pensar en grande para llevarlo al siguiente nivel.

La autora es VP Ventas Asset Management de BBVA Bancomer.

almafernanda.esnaurrizar@bbva.com