Todos en el país sabemos que tenemos una muela podrida porque no la atendimos a tiempo, que nos la tenemos que sacar, que es doloroso, que al quitarla sangraremos y nos dejará una herida abierta pero, ¿qué tiene de malo un poquito de anestesia?

Hago la comparación porque hay quienes legítimamente están indignados por la atención que tantos hemos puesto durante un día a un partido de futbol que nos dejó contentos.

Después del juego entre Francia y México, donde el Chicharito y Cuauhtémoc anotaron un gol cada uno y dejaron en blanco a los franceses, miles salieron a festejar y esta celebración se ha convertido esto en una catarsis.

La gente en la calle está sonriente aún. Yo estoy contenta, pero siento que la alegría se ha convertido en euforia, como si ya hubiéramos pasado a cuartos o a la final. Me lo puedo explicar porque llevamos tantos meses con un grito ahogado en la garganta que nos urgía tener algo qué festejar, algo de qué sentirnos felices y orgullosos.

Comparto el enojo e indignación con quienes denuncian todo lo malo que ocurre en el país, pero festejar un triunfo en un partido de fut es como poner un poco de anestesia en la muela podrida.., nomás para que no duela tanto.

Escribo antes de que los festejos en El Angel de la Independencia hayan terminado...

De lo que se oyó

  • Regresen el calendario, hoy es 5 de Mayo
  • Haz Baguette
  • De ratones verdes a Ratauille
  • Ellos tienen a Cuasimodo, México a Cuauhsimodo
  • Chicharito es mujer porque puede hacer dos cosas a la vez: Hace sandwich y hace goles
  • ¿Cuál crisis?; cartel de aficionados mexicanos en el estadio de Sudáfrica.

¿Tú escuchaste otros? Compártelos aquí.

Twitter: @maluisa0808