El momento neurálgico de la reforma de telecomunicaciones finalmente aterrizó en tierras mexicanas. El lanzamiento oficial de la Red Compartida logró que más de una persona detuviera su faena diaria para escuchar las palabras emitidas por los distintos actores responsables de este hecho. Algunos estaban más interesados en escuchar las palabras de quienes representan puestos políticos, al final de cuentas nos encontramos en año electoral y cualquier desliz sirve como munición en este juego llamado democracia. Desde que las pelucas naranjas logran ser presidente, cualquier cosa es posible.

Otros estarían más interesados en las palabras de quienes son responsables de regular la dinámica competitiva del sector de telecomunicaciones. Tratar de encontrar entre líneas algún mensaje cifrado que ni el propio Pakal fue capaz de dejar grabado en su tumba.

Algunos de los más callados estaban interesados en escuchar lo que tenía que decir Altán. Saber que en su lanzamiento la red mayorista estaría ofreciendo cobertura inalámbrica por medio de la banda de 700 MHz a 32.22% de la población, equivalente a 36.1 millones de personas. Esta cobertura también incluye a 28 de los llamados Pueblos Mágicos del país.

La tecnología utilizada parece ser el comúnmente llamado LTE Pro que en círculos más técnicos se le conoce como 3GPP Release 13, siendo el segundo lanzamiento comercial de esta tecnología en el mercado. Hay una particularidad bastante interesante: ambas redes LTE Pro fueron anunciadas este mes.

Pasados los anuncios, las alegrías y las tristezas, queda esperar el impacto a futuro que tendrá esta red en el mercado mexicano. Aquí no me refiero simplemente a los servicios de capacidad que brindará por medio de sus activos intangibles, sino a aquellos servicios de transporte que podrá ofrecer por medio de los hilos de fibra que también posee.

Por otra parte, es cierto que 5G es una red que reutilizará muchos de los equipos de LTE, pero la promesa de una red de nueva generación que provea de velocidades en los Gbps necesita insumos adicionales en el mercado independientemente de si quien lanza el servicio lo desea para servicios móviles o para servicios de banda ancha inalámbrica fija. Obviamente hablo de espectro radioeléctrico, en esta ocasión en bandas altas que han sido preliminarmente identificadas para servicios de acceso al cliente final.

Hablo del espectro radioeléctrico en bandas de ondas milimétricas y que permitirán a los operadores poseer bloques de 100 MHz o más dependiendo de su voluntad de participar en cualquier proceso de adjudicación de espectro que tome lugar en el futuro. Mientras esto sucede, el mercado sigue esperando por la adjudicación de aquellas bandas que ya se tengan disponibles. El objetivo es dinamizar el mercado para que el consumidor tenga más oportunidades al momento de escoger su proveedor.

Mientras en México ocurría el evento de la Red Compartida, un poco más al sur, en Perú el país entraba en un momento muy delicado de su historia moderna: la renuncia de su presidente. Ahora queda la incertidumbre de cuál será la postura del vicepresidente, ahora en el más alto cargo de esa nación, en relación a la industria de telecomunicaciones de ese país.

Precisamente la semana pasada el Ministerio de Transporte y Comunicaciones de Perú realizaba en Lima dos días de jornada con expertos internacionales con el objetivo de definir su agenda digital, como modernizar la infraestructura de telecomunicaciones del país, llevar conectividad a quienes más la necesitan y de manera transversal incluir a las telecomunicaciones en todos los segmentos productivos de la economía. Ahora queda esperar para ver si hay o no hay continuidad en los órganos de regulación de las telecomunicaciones del Perú. Situación que no podría darse en México debido a que los términos de los comisionados del Instituto Federal de Telecomunicaciones no corresponden al periodo de mando presidencial.

* José F. Otero tiene más de 20 años de experiencia en el sector de las TIC.

José F. Otero

TIC y Desarrollo

José F. Otero tiene más de 20 años de experiencia en el sector de las TIC. Esta columna es a título personal.