¿Cuál es el concepto que refleja mejor la situación actual de la economía?: ¿desaceleración o recesión?

Esa es la discusión pública que se registra entre expertos.

El flamante secretario de Hacienda, Arturo Herrera, descarta que la economía avance hacia una recesión. No sólo eso, asegura que está muy lejos una recesión económica.

En el Banco de México (Banxico) —que gobierna Alejandro Díaz de León—, en su minuta de la última junta de gobierno, se menciona que el análisis de las tasas de crecimiento de los últimos trimestres “sugiere la posibilidad de una ligera recesión”.

Sin embargo, la mayoría de los subgobernadores reconoce una desaceleración económica.

Hay que decir que en términos generales la definición más aceptada para definir una recesión económica es la caída generalizada de la actividad económica en dos trimestres consecutivos.

BofA, anticipa recesión

En el ámbito privado, ayer llamó la atención la contundencia del Bank of America Merrill Lynch (BofA).

Según sus modelos económicos, México estaría por registrar una recesión técnica, con un Producto Interno Bruto (PIB) del primer trimestre, en contracción evidente.

Hay que recordar que esta misma firma financiera recortó su pronóstico de crecimiento para la economía mexicana a 0.7% desde 1% previo, en los primeros días de este mes.

La revisión a la baja de su proyección de crecimiento la dejó muy lejos del pronóstico del gobierno lopezobradorista de 1.6%, que ha mantenido a pesar de que la mayoría de los analistas han venido revisando a la baja sus pronósticos.

La mayoría de los analistas financieros lo ha hecho hacia un nivel de alrededor de 1% y algunos de ellos la han reducido a entre 0.5 y 0.8 por ciento.

Barclays redujo su pronóstico de crecimiento para la economía mexicana a 0.5% desde 1.2% previo, el 24 de junio pasado

Carlos Capistrán, economista para Canadá y México de BofA, en un análisis dirigido a los inversionistas advierte que un segundo trimestre en contracción pondrá a México en una recesión técnica.

Y con una recesión económica se podría depreciar el peso y el mercado continuaría presionado por más recortes de tasas por parte del banco central.

Calificación, en riesgo

El riesgo de que la economía mexicana entre en recesión es que las calificadoras internacionales pudieran realizar una nueva degradación crediticia de la calificación soberana del país.

Lo que implica que aumentaría el riesgo actual de una degradación crediticia para Pemex y el gobierno mexicano en caso de que no convenza a las calificadoras el Plan de Negocios que está por presentar la petrolera mexicana.

En el análisis Emerging Insight, titulado: Is Mexico in a technical recession? (¿México está en recesión técnica?), BofA explicó que las agencias calificadoras podrían considerar este contexto para confirmar una nueva degradación de la calificación soberana de México.

Recuerda que la nota soberana, actualmente, está cuatro escalones arriba del grado de inversión en Moody’s; tres en Standard & Poor’s y dos en Fitch. Las notas en Moody’s y S&P tienen perspectiva Negativa, lo que indica una de tres posibilidades de un recorte.

Recesión, ya

Moody’s Analitics y la consultoría mexicana Tendencias, de Carlos López Jones, han advertido que la economía mexicana ya está en una recesión.

Con base en los datos de la serie mensual desestacionalizada del Indicador Global de Actividad Económica, Moody’s Analytics sostiene que ya hay una recesión técnica, que empezó en el último trimestre del 2018.

La economía mexicana está en recesión técnica, pues tanto la actividad económica como la producción industrial, el empleo y las ventas al mayoreo ya reportan contracciones en al menos los dos últimos trimestres

Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody’s Analytics, advierte que de acuerdo con datos del Inegi, la economía se contrajo 0.2% en el cuarto trimestre del 2018 y 0.1% en el primer trimestre del 2019.

Y a tasas anualizadas, la contracción de la actividad económica fue de 0.95% en el cuarto trimestre del 2018 y de 0.28% en el primer trimestre del 2019.

Crecimiento, la paradoja

Aunque los pronósticos no son muy alentadores, todavía falta ver el comportamiento de la segunda parte del año.

Lo cierto es que más allá de si estamos o no en una recesión, lo que sí es cierto es que estamos en un periodo de franca desaceleración económica.

Y paradójicamente, avanzamos hacia la posibilidad de que en el primer año de la Cuarta Transformación se registre un crecimiento menor a 2 por ciento.

La desaceleración está ocurriendo, a pesar del bono de estabilidad macroeconómica que heredó el actual gobierno de los gobiernos que lo precedieron y que efectivamente no lograron superar 2% promedio anual.

Ahora el presidente López Obrador destaca la estabilidad macro y reconoce que la economía mexicana está creciendo poco.

Paradójicamente, el primer año del gobierno de la Cuarta Transformación podría crecer menos de lo que hicieron los gobiernos neoliberales.

La estimación oportuna del PIB al segundo trimestre será divulgada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el 31 de julio. Veremos.

ATISBOS

CHAMBA.- El exsecretario de Hacienda, Carlos Urzúa, regresa al Tec de Monterrey. Apareció muy sonriente en una foto difundida en la red social Twitter.

Marco A.Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.