Para criticar la estrategia en el manejo de la pandemia no hace falta más que voltear a ver los números: de los veinte países más afectados por la pandemia, México es el que tiene la mayor tasa de letalidad por cada 100 casos confirmados y el séptimo lugar en número de muertes por cada 100,000 personas (la cifra que López-Gatell recomienda ver). https://coronavirus.jhu.edu/data/mortality

Poco importa si el doctor es un profesional respetado obstinado en una estrategia fallida o un empleado con un  jefe obstinado. La estrategia no ha variado desde que empezó la pandemia, y el presidente lo ha repetido en múltiples ocasiones: “Si vamos muy bien, ¿para qué cambiar?”.

La doctora Laurie Ann Ximénez-Fyvie, (es doctora porque tiene un doctorado en ciencias médicas por la Universidad de Harvard), publicó un libro que pone sobre la mesa las fallas en el manejo de la pandemia en el país. Laurie Ann podría ser también periodista, divulgadora científica o tener cualquier otra profesión. Insisto, las cifras y la experiencia internacional nos indican que no lo hemos hecho bien y que hay cosas podríamos haber hecho mejor. En un país en donde se ejerce la libertad de expresión, la publicación de su libro no tendría por qué alzar demasiadas cejas, pero lo hizo. La única explicación que encuentro a la incomodidad que ha generado su libro, es el ego herido del doctor Hugo López-Gatell. 

¡Es dentista! Gritaron en redes los defensores a sueldo de este gobierno. Resulta increíble que les indigne más un libro, que las más de 166,000 personas que han fallecido en nuestro país. Por cierto, en el momento que escribo esto, la última actualización de estas cifras en la página coronavirus.gob.mx es hasta el 2 de febrero, pero a estas alturas ya sabemos que las páginas de internet, no son lo suyo.

La indignación por la publicación del libro no sólo incluyó a los voceros no oficiales del gobierno, sino ha echado a andar a su ejército digital de trolls. “Te vas a morir”, se lee en uno de los mensajes enviado en privado a la doctora desde una cuenta de Twitter, esa es solo una de las tantas amenazas y mensajes intimidatorios que ha recibido desde que decidió alzar la voz y que se han multiplicado a raíz de la publicación del libro.

Utilizo en el título la palabra “plomo” porque la mayoría de las amenazas que la doctora ha recibido hacen referencia a dispararle. Bajo ningún motivo el discurso violento debe permitirse, no importa cuántas diferencias tengamos con nuestro interlocutor.

“Si ustedes se pasan pues ya saben lo que sucede”, dijo el presidente López Obrador a periodistas en el 2019, en el mismo año que las y los periodistas recibieron más ataques. No encuentro otra palabra para definir la estrategia de la pandemia y la propagandística más que criminal, y sus ejecutores son criminales también. La historia los pondrá en su lugar.

Pamela Cerdeira

Periodista, conductora, locutora, escritora y comunicadora mexicana

Columna invitada

Periodista, conductora, locutora, escritora y comunicadora mexicana. Conduce el programa "A Todo Terreno" en MVS Radio. Ha escrito para diversas publicaciones y trabajado en distintos espacios en radio y televisión.

Lee más de este autor