Michoacán aporta 2.5% al PIB nacional. Ocupa el lugar número 15 en el ranking nacional, apenas debajo de Sonora y por encima de Sinaloa, SLP y Querétaro.

Michoacán es mucho más que el territorio donde se pone a prueba la capacidad del gobierno para resolver una gran crisis de seguridad. Es un estado fundamental para la vida económica de México, por lo que produce y por su potencial, por sus riquezas naturales y por la importancia estratégica de su posición geográfica.

Sus productores de aguacate generan más de 900 millones de dólares anuales por la venta al exterior de su producto. En el oro verde, son el número uno de producción en el continente americano. En fresa, zarzamora, guayaba y melón, encabezan las cifras mexicanas. De manera extraoficial se reconoce que la fertilidad del suelo michoacano coloca a ese territorio como el campeón en cultivo de mariguana.

Michoacán tiene una larga tradición migratoria. Es líder nacional en recepción de remesas, con más de 2,000 millones de dólares anuales en promedio.

Alrededor de 2.5 millones de personas con raíces en esa entidad radican en Estados Unidos, donde cuentan con fuerte presencia y organización en 20 estados. La emigración en el 2013 se calcula en 40,000.

La situación geográfica coloca a este estado como parte de la mejor ruta entre las dos mayores ciudades de México, Guadalajara y la capital.

Esto le otorga una importancia mayúscula al puerto de Lázaro Cárdenas, que es el más grande de México y, por sus características que le permiten recibir a grandes embarcaciones , está llamado a ser para la región de América del Norte tan importante como el de Long Beach, en Los Ángeles.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes tiene programada para ejercer en esta terminal portuaria una inversión de 11,500 millones de pesos en la presente administración. El objetivo es construir la segunda terminal de contenedores.

La región de Lázaro Cárdenas entró en el mapa económico en la administración del entonces Presidente Gustavo Díaz Ordaz, cuando se tomó la decisión de construir allí un enorme complejo siderúrgico para aprovechar una de las reservas de mineral ferroso más ricas del país.

La siderúrgica Lázaro Cárdenas es la más grande de México y, por ello, es el mayor consumidor de gas y electricidad. En torno a ella se ha desarrollado un clúster industrial donde predominan industrias metalmecánicas y fabricantes de autopartes. No es necesario enfatizar que el crecimiento de este clúster ha estado severamente limitado por la violencia.

Michoacán aporta 2.5% al Producto Interno Bruto nacional. Ocupa el lugar número 15 en el ranking nacional, apenas debajo de Sonora y justo por encima de Sinaloa, San Luis Potosí y Querétaro.

En términos de competitividad, se ubica entre los números 24 y 27 a nivel nacional. Es así que llama la atención que en una fecha tan reciente como el 2010, el informe del Instituto Mexicano para la Competitividad consideraba que dos de los puntos más fuertes de la competitividad michoacana eran su sistema político y la imparcialidad de su Poder Judicial.

¿Cuánto vale Michoacán? Este artículo no pretende poner precio a aquello que no lo tiene, por ejemplo, el valor, la generosidad, la creatividad y los sueños de los michoacanos. Son más de 4 millones 419,000.

Tienen derecho a vivir en paz y a gozar uno de los estados más bellos de México. Para todos ellos, toda nuestra solidaridad, respeto y apoyo.

lmgonzalez@eleconomista.com.mx