Si hay algo en lo que podríamos acordar con respecto a la larga historia de las televisoras es que los ratings son el factor determinante del éxito en la industria. Tradicionalmente, los ratings de un programa han sido el parámetro más importante a través del cual los anunciantes se basan para decidir si invierten o no su presupuesto publicitario en un programa o un canal.

Sin embargo, los tiempos cambian y la industria del espectáculo quizá lo haya asimilado mejor que ninguna otra. Con el surgimiento de nuevas plataformas de entretenimiento digital, los ratings han dejado de ser el único parámetro para definir el éxito de un show. Actualmente, los anunciantes han comenzado a ver más allá del tamaño de la audiencia para incluir factores cualitativos al tomar sus decisiones de inversión.

Con esto no sólo nos referimos a la calidad del contenido o su compatibilidad con los patrocinadores sino a otros factores que hace algunos años no existían o no tenían relevancia en la industria. Otra consideración de suma importancia es que lo que anteriormente se consideraba como un rating poco atractivo, hoy en día pueden ser un buen rating considerando la cantidad de opciones que las audiencias tienen en determinados horarios.

Esta discusión nos remonta a la constante inquietud que varios anunciantes aún muestran sobre la decadencia de la televisión abierta. Y en realidad a pesar de que no hay un consenso generalizado, podemos afirmar que no se trata de una decadencia de la televisión abierta ni mucho menos de su ocaso, sino mas bien, de un cambio en el objeto de negocio; sin embargo, su efectividad y alcance sigue siendo tan eficiente como antes o incluso más.

Ahora, adicional a los ratings, el éxito de un programa o un show también esta relacionado a otros factores. Por ejemplo, que tan exportable es ese contenido para otros países. Es decir, ¿el programa en cuestión será atractivo en otros rincones del planeta? Otra variable relacionada a esto sería, ver si el contenido en cuestión es compatible con otras plataformas. Muchas veces la posibilidad de exportar el contenido a otros mercados y plataformas resulta bastante más interesante que los ratings potenciales en el mercado local. En este mismo contexto también ocurre que la empresa dueña de los derechos del programa lo vende a empresas filiales a las cuales les puede cobrar regalías equiparables a los ingresos publicitarios por un show con mayores audiencias.

Otra variable que también se debe tomar en cuenta es el costo de producir nuevos contenidos en canales relativamente pequeños comparado con la transmisión de “refritos” de otros canales, países o  temporadas anteriores. En muchos casos, las televisoras prefieren recurrir a contenido ya existente en su biblioteca que puede funcionar parcialmente con el objetivo de programación, en lugar de invertir recursos frescos que implican riesgo y compromisos de flujo de efectivo, lo cual no necesariamente garantiza mayores audiencias.

Ahora bien, el hecho que estos parámetros hayan tomado relevancia, no implica que los ratings hayan perdido la suya, sino que simplemente se tienen que ver con cautela y en perspectiva junto con otros parámetros.

Pero hablando de rating...

Nuevamente la programación de Televisa se ubica como líder de audiencia dominical. El domingo 30 de septiembre, el partido entre los equipos de futbol América y Chivas y la primera gala de la nueva edición de La Voz... México fueron las dos emisiones más vistas en televisión abierta.

La emisión del partido de futbol entre América y Chivas se ubicó como líder de toda la programación dominical, al registrar una audiencia de 4 millones 304,000 personas, de acuerdo con cifras de Nielsen IBOPE México. El clásico del futbol mexicano, transmitido por Las Estrellas, superó a su competencia por 266.29 por ciento.

En su estreno, La Voz... México se ubicó como líder del prime time dominical, al registrar 4 millones 224,000 personas, de acuerdo con cifras de Nielsen IBOPE México. La primera gala de este exitoso talent show, transmitida por Las Estrellas y otros canales locales de Televisa, superó a su competencia por 169.55 por ciento.

[email protected]

Antonio Aja

Columnista

Showbiz