Es imposible ver lo que está ocurriendo en Ecuador y ponerse a pensar que cuando la verdad está en la sombra, lo real difícilmente cuadrará con lo oficial, y con esto me refiero al avance del Coronavirus, al número de pruebas realizadas, y a la cifras registradas.

Tema que no es menor para México porque hasta hace poco, según información de Our World in Data, éramos el país con el menor número de pruebas registradas en el mundo.

Habrá que ver cómo quedamos después de los 50 mil kits que donaron la Fundación Jack Ma y la Fundación Alibaba en la madrugada de este martes.

Mismo día en que en Ecuador la realidad comenzó a contrastar con las 98 víctimas que se tenían registradas de manera oficial y con otros 76 fallecimientos que, aunque las autoridades relacionan al Covid-19 como causa de la muerte probable, no han podido ser vinculadas porque las pruebas no llegaron a tiempo.

Las redes sociales y los medios nacionales comenzaron a darle voz a una oleada de denuncias de familias guayaquileñas que habían perdido a un familiar con síntomas como tos, fiebre e insuficiencia respiratoria y que, incluso hasta 4 días después, seguían esperando a que las  autoridades fueran a retirar sus cadáveres.

Así pues, los cadáveres comenzaron a acumularse en las casas, y el Gobierno ecuatoriano que en un inicio se negaba a vincular esta situación con el impacto del virus, terminó reconociéndola  y presentará un informe semanal sobre las defunciones.

He aquí el meollo del asunto y la razón por la que debemos tomar nota en México.

La verdad está en la sombra cuando las pruebas no se hacen y ni los muertos ni los enfermos pueden ser vinculados al Coronavirus.

Ecuador, pese a ser el segundo país de la región en fallecidos y tercero en contagios, es uno de los que menos muestras ha realizado. A la fecha se calculan tan sólo 9,019.

El caso de México tampoco es alentador.  Porque hasta el pasado 23 de marzo, según el subsecretario de salud Hugo López-Gatell, en el país se han aplicado solamente 9,100 pruebas de enero a la fecha.

¿Mejor que en Ecuador?

Me temo que no y esta es una realidad que podría tener a más de los 1,378 casos registrados en la sombra.

La realidad se distancia de lo oficial por la ausencia de pruebas y en eso no creo que tengan algo que ver los neoliberales.

Vivimos en un país con una población de 129 millones en el que se aplican, en promedio, 111 exámenes al día. Mientras que en otros, como en Corea del Sur, se documentan alrededor de 15 mil.

De nada sirven las estampitas.

El verdadero “detente” son los exámenes necesarios para aislar los casos y romper la cadena de infección.

Es imposible controlar lo que no se ve.

Aprendamos de Ecuador. México no se merece algo así.

El último en salir apague la luz.

@HenaroStephanie