Esta semana da inicio a la tercera edición del Moot Comp, evento universitario que tiene como objetivo fomentar la educación y difusión de la política de competencia.

El evento se inauguró en el 2017, cuando en la Universidad Anáhuac los profesores del área de derecho encargados de impartir la materia de competencia económica decidieron organizar una competición entre sus estudiantes, organizados en equipos.

El evento ha crecido aceleradamente. En el 2018 se expandió al CIDE y participaron ocho equipos. Para el 2019 la convocatoria se abrió al conjunto de los estudiantes de las licenciaturas de derecho y economía del país. Los resultados son impresionantes. Ahora se conformaron 28 equipos, de universidades tan diversas como la Anáhuac, el CIDE, el ITAM, El Colegio de México y la UNAM, entre otras, e incluye estudiantes de universidades públicas y privadas de provincia (se prevé la participación de estudiantes de los estados de México, Hidalgo, Chihuahua, Jalisco, Nuevo León, además de la Ciudad de México).

Estos 28 equipos incluyen a 120 estudiantes, que serán guiados por 30 tutores, economistas y abogados, con procedencia diversa, pues hay académicos, consultores y autoridades. Cabe mencionar que el proyecto es acompañado por la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), que de esta manera refrenda su compromiso con la divulgación de la materia.

¿Cómo se desarrollará el certamen? Los equipos reciben un caso hipotético, en este caso una posible concentración que pudiera tener derivaciones en prácticas anticompetitivas. La descripción del caso incluye diversos detalles para entender la dinámica del mercado y que plantean una situación que debe ser analizada conforme al marco legal de competencia económica existente en México. El método de trabajo es una variante de método del caso, instrumento de estudio creado en la Universidad de Harvard hace unos 150 años y que es ampliamente utilizado en las escuelas de negocios.

En el método del caso se analiza una situación real o hipotética, pero con bases en la realidad, con el objetivo de identificar los hechos, determinar uno o varios problemas y discutir posibles soluciones. Carlos Llano señalaba, en relación con este método, que lo relevante no es llegar a una solución, sino saber plantear un problema. A partir de ello, y mediante el desarrollo de capacidades, se encuentran oportunidades mediante el ejercicio de la acción.

Los equipos recibirán una encomienda, para actuar como un agente económico involucrado en la situación hipotética, o bien para desempeñar el rol de autoridad. Según sea la situación, los equipos deberán identificar la información relevante, conducir una investigación con información pública y plantear una teoría de la posible afectación a la competencia, la cual será utilizada para acusar o bien defender a un agente económico. La dinámica se desarrollará de manera similar a como se lleva un caso ante la autoridad de competencia, los equipos se eliminarán en enfrentamientos directos y los finalistas deberán presentar sus argumentos frente a distinguidos profesionales.

¿Qué obtienen los ganadores? Más allá de algún estímulo material, los participantes tendrán la posibilidad de trabajar en equipo, en algunos casos, de manera interdisciplinaria. También tendrán la oportunidad de involucrarse en un proyecto, el cual desarrollarán y defenderán. Las capacidades argumentativas, escrita y oral, serán puestas a prueba. Y, sobre todo, los estudiantes tendrán la oportunidad de mostrar su conocimiento y capacidad, frente a sus posibles empleadores futuros.

La sociedad también gana. En la medida en que se difunda la cultura de la competencia, y se tengan a mejores profesionales en la materia, el país será mejor. La política de competencia llegó tarde al país, apenas hace 26 años. Debemos redoblar el paso, para eliminar el rezago. Estoy seguro de que las nuevas generaciones de abogados y economistas serán los mejores aliados para lograr el cambio.

*Consultor de Ockham Economic Consulting, especializado en competencia económica y regulación y profesor universitario.

Javier Núñez Melgoza

Consultor

Competencia y Mercados

Consultor en Competencia Económica y Regulación, además es profesor universitario.