El Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP) firmado la semana pasada abre oportunidades interesantes a sus 11 países miembros: México, Canadá, Chile, Perú, Australia, Brunei, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Singapur y Vietnam podrían incrementar 6% sus exportaciones para el año 2030.

Quizá el mayor beneficio que ofrece el CPTPP es que eliminará la mayoría de los aranceles entre los países miembros e implicará reducciones importantes en los que se mantengan. Por ejemplo, el arancel para exportaciones de carne de Nueva Zelanda a Japón bajará del actual 38.5 a 9% cuando el pacto entre en vigor. El acuerdo también aporta procedimientos aduanales eficientes y transparentes que facilitarán el movimiento de mercancías entre los países miembros e incluye capítulos específicos para establecer reglas que faciliten el intercambio de servicios.

Colectivamente, estas mejoras significan que cerca de 500 millones de consumidores en los 11 países tendrán acceso a una mayor diversidad de bienes y servicios. Las economías participantes representan cerca de 13.5% del PIB mundial, lo cual representa un brillante panorama para la comunidad de negocios.

Para México, el CPTPP representará acceder a seis nuevos mercados, profundizar el acceso a la industria agroalimentaria de Japón, ampliar las oportunidades para la exportación de bienes de manufactura y consolidar las preferencias arancelarias que tenemos con Canadá, Chile y Perú, entre otros aspectos.

De acuerdo con una encuesta global realizada a solicitud de HSBC, se observó que 46% de las empresas de los países miembros del acuerdo, incluido México, considera que será positivo para sus negocios en los próximos dos años. Las oportunidades se abren para aquellas que ya tienen negocios en la región y para las que buscan llegar a nuevos mercados.

¿Quiénes deberán estar atentos?

El acuerdo deberá entrar en vigor en los próximos meses, una vez que sea aprobado por los congresos locales de los países miembros. Esta ventana de tiempo es relevante para que las empresas comiencen a analizar y a desarrollar sus estrategias comerciales.

En ello será fundamental que las empresas revisen sus relaciones comerciales actuales e identifiquen si existe el potencial para establecer nexos con los países integrantes del acuerdo, seleccionando a aquellos con los mercados de mayor crecimiento.

Igual de relevante será que analicen las oportunidades que el CPTPP significará para sus cadenas de suministro actuales, regional o globalmente. Quienes trabajen desde ahora para comprender la forma en que el acuerdo puede impactar su modelo de negocios tendrán mayores beneficios en el futuro. Y esto no sólo es importante para compañías con sede en los países miembro, sino para cualquier empresa con negocios en la región.

La comprensión del CPTPP y su impacto en los aranceles para cada grupo de bienes y servicios será fundamental para que las empresas revisen sus estrategias en materia de precios y mantengan y mejoren su ventaja competitiva.

El CPTPP es resultado de una colaboración internacional muy destacada: integra a economías emergentes y avanzadas dentro de cuatro regiones, Norteamérica, Sudamérica, Oceanía y Asia. Así, la firma del CPTPP demuestra que la liberalización comercial está viva, firme y abre nuevas oportunidades a las empresas.

Director ejecutivo de Comercio Exterior y Factoraje de HSBC en México y Latinoamérica.