Grupo AeroMéxico, que lleva Andrés Conesa, busca la aprobación del tribunal de quiebras que lleva su proceso de reestructura en Estados Unidos, de los acuerdos a los que llegó con los cuatro sindicatos que agrupan a sus trabajadores para modificar los contratos colectivos de trabajo, uno de los requisitos fundamentales para recibir el financiamiento necesario para mantener su negocio.

La aprobación o rechazo de los acuerdos modificatorios será dada a conocer por la jueza Shelley C. Chapman, del Tribunal de Quiebras del Distrito Sur de Nueva York, donde radica el caso de la aerolínea, en una audiencia programada para el 21 de abril.

"Los nuevos convenios colectivos evitaron un incumplimiento en el marco del mecanismo DIP [financiamiento preferencial garantizado] (sin el pago de ninguna tarifa de extensión) y desbloquearon la capacidad de los deudores de retirar los montos restantes completos del mecanismo DIP", recordó la compañía del "caballero águila" en los documentos presentados ante la corte.

La aerolínea tiene como plazo máximo el 25 de junio para presentar su plan de reorganización de su negocio.

Grupo Aeroportuario del Sureste (Asur), que dirige Adolfo Castro, concluyó la revisión extraordinaria de tarifas para sus nueve aeropuertos en México para este año y los próximos dos, así como las inversiones comprometidas para ese mismo periodo.

Para 2021 la inversión acordada es de 2,452 millones de pesos, 1,436 millones para 2022 y 366 millones para 2023.

La revisión extraordinaria sucedió a partir del desplome del sector aéreo por las restricciones sociales producto de la pandemia de Covid-19, sector que reportó caídas de tráfico superiores a 90% en distintos meses, una afectación que al menos hasta marzo de 2021 persistió.

Antes que Asur, los otros dos grupos aeroportuarios (del Pacífico y del Centro Norte) también llevaron a cabo revisiones de sus planes maestros de desarrollo para los próximos años, y en ambos casos fueron planteadas aplazamientos de algunos proyectos contemplados inicialmente.

Toyota Motor presentó nuevos modelos de Lexus y Mirai en Japón, equipados con asistencia avanzada al conductor, a medida que la competencia se intensifica para desarrollar más autos autónomos y conectados.

El último lanzamiento de Toyota se produce cuando los fabricantes de automóviles, las nuevas empresas de automóviles eléctricos y los gigantes tecnológicos invierten fuertemente en las llamadas características de seguridad activa.

La nueva tecnología de asistencia a la conducción del fabricante de automóviles japonés, o Advanced Drive, cuenta con un sistema autónomo de nivel 2 que ayuda a conducir, como limitar el automóvil en su carril, mantener la distancia de otros vehículos y cambiar de carril bajo la supervisión del conductor en autopistas u otras vías de vehículos.

Los nuevos modelos son los primeros productos de Toyota lanzados al mercado que brindan actualizaciones inalámbricas y utilizan tecnología de inteligencia artificial centrada en el aprendizaje profundo.

La gigante tecnológica Apple, dirigida por Tim Cook, estará retrasando la producción de algunos modelos de MacBook y iPad, debido a la escasez global de componentes como son los microcircuitos.

La falta del insumo afectó el montaje de componentes en placas de circuito impreso antes del ensamblaje final en la producción de MacBook, mientras que la afectación en iPad fue por la escasez de pantallas y sus componentes.

Por lo anterior, la empresa más valiosa de la Bolsa de Nueva York con más de 2 billones de dólares de valor de mercado, retrasó una parte de los pedidos de componentes para ambos dispositivos a partir del primer semestre de este año.

En este espacio, publicamos que Alsea, la operadora de Domino’s Pizza, recientemente había extendido los plazos de los créditos que tenía con la banca comercial, sin embargo, nos dicen que los plazos no se incrementaron, que se extendieron los acuerdos negociados para cambiar, temporalmente, las condiciones de los contratos de crédito con las instituciones financieras hasta junio de 2022.

Y ya que hablamos de la operadora de Starbucks en México, le comentamos que el año pasado, el valor de su acción en la Bolsa Mexicana de Valores registró una caída, por la pandemia y sus efectos, de 48.04 por ciento.

Sin embargo, en lo que va del presente año, los títulos de la empresa, llevan 18.15% de alza, ahí van, pero todavía les falta para recuperarse.