El próximo 9 de noviembre el presidente Felipe Calderón y la Iniciativa Privada anunciarán el lanzamiento de una iniciativa que busca reactivar el mercado interno a través del fomento al consumo generalizado, vía gangas, en todas las tiendas departamentales.

Las tiendas en México ¡lanzarán sus inventarios por la ventana!, con la intención de promover el consumo y evitar los despidos.

Otro objetivo es el de atemperar la estacional caída de empleos.

La pérdida tradicional de empleos durante diciembre ronda entre 200,000 y 300,000.

El reto del programa es cerrar en 620,000 o más empleos, sin despidos.

Descuentos nunca antes vistos

En un formato similar al Black Friday de Estados Unidos será lanzado bajo el nombre: ¡Buen Fin!, un esfuerzo conjunto de empresas comerciales y gobierno federal para lanzar ventas con descuentos extraordinarios.

El Buen Fin se celebrará del 18 al 21 de noviembre y será replicado anualmente.

Las tiendas ofrecerán descuentos de hasta 50% en sus mercancías, el gobierno federal adelantará una quincena del aguinaldo y en el sector privado, para las empresas será opcional y voluntaria la posibilidad de que adelanten parte del aguinaldo.

El Buen Fin tiene como objetivos: 1) la reactivación de la economía a partir de la coope­ración de los sectores público y privado y 2) que el consumidor tenga acceso a productos y servicios a precios bajos y con promociones generalizadas, como no son vistas en otra época del año.

Los participantes

A esta iniciativa se unen gobierno federal, cámaras y organismos empresariales, productores y distribuidores.

Entre las organizaciones que están participando están: Concamin, Canacintra, Concanaco-Servytur, ANTAD, restaurantes, bancos y organizaciones de la Iniciativa México (iMx), es decir, medios de comunicación.

Todas ofrecerán descuentos para ofrecer al consumidor promociones únicas.

En el sector privado, la negociación entre las tiendas comerciales y sus proveedores es uno-a-uno y totalmente voluntaria. No habrá presiones de por medio y todos buscarán llegar a acuerdos de buena voluntad.

El acuerdo en el sector privado no ha sido fácil en la medida en que cada una de las cadenas comerciales tiene su propia estrategia comercial prenavideña.

Sin embargo, ésta es mucho más que una campaña mercadotécnica de alguna empresa en particular; se trata de un esfuerzo conjunto en favor de la reactivación económica a través del fomento del consumo. El gobierno federal, además del pago adelantado de una parte del aguinaldo hará una serie de anuncios para apoyar al Buen Fin, entre otros podrían ser periodos del gracia para el pago de impuestos de los trabajadores y estímulos fiscales a los sectores productivos que se adhieran a la iniciativa.

Los empresarios esperan que el gobierno federal anuncie estímulos al empleo adicionales a los que hasta ahora operan en los programas oficiales.

El origen

La idea del Buen Fin se origina en el seno de Iniciativa México.

Iniciativa México es un proyecto que va más allá de la convocatoria y el programa de televisión.

Este año ha realizado actividades paralelas que refuerzan el espíritu de iMx, como la firma del Acuerdo para la Cobertura de la Violencia, Leer es Iniciativa y Construir es Iniciativa. Este mes de noviembre, iMx promueve una nueva iniciativa en beneficio de los consumidores mexicanos: el Buen Fin.

Antecedentes

La idea del Buen Fin tiene como antecedente el Black Friday (grandes rebajas después del Día de Acción de Gracias) en Estados Unidos.

Se trata de un fin de semana largo con descuentos y promociones importantes en productos y servicios.

En México, además de ser puente, se eligió esta fecha para adelantarse al mismo Black Friday y las compras navideñas.

En Estados Unidos se logró remontar el interés particular de los comerciantes y la fecha se ha convertido en un punto de inflexión que marca el comportamiento del consumo de ese país. En México falta ver si los comerciantes respetan los acuerdos y si realmente se ofrecen descuentos nunca antes vistos.

También falta ver si los estímulos que ofrezca el gobierno federal son de la magnitud que requiere el impacto o no.

Pero de que se trata de una iniciativa interesante, sin duda.

CUENTOS VERAS

Tómelo con las reservas del caso, pero el gobierno mexicano confía en que el pacto Pemex-Sacyr está firme y que en el último de los casos, México podría optar por el derecho de tanto que le corresponde en caso de que su socia la constructora española desee desinvertir parte de sus activos. México podría pasar hasta 12 desde 9.4% al que aumentó recientemente. Sería la opción de última instancia porque existen otros interesados que se han acercado a Pemex para asociarse.

Twitter: @marco_mares