El próximo presidente de EU, Joe Biden, por cierto es abogado de profesión, igual que la vicepresidenta Kamala Harris, impulsará una agenda de gobierno completamente diferente a la de Donald Trump. En prácticamente todos los rubros va a buscar diferenciarse de su antecesor. Para el caso de México, por lo pronto, dejará de usarnos como centro de ataques de una eterna campaña electoral de la que abusó el actual presidente; asimismo, suspenderá inmediatamente la declaración de emergencia que permite la recaudación de fondos para financiar el muro fronterizo. Igualmente se debe de esperar que, si bien nuestro país no es la prioridad número 1 para EU, sí se ampliará sustancialmente la agenda de temas a tratar entre ambas naciones. Conocer del derecho y la noción de Estado, Biden impulsará inmediatamente:

Medio ambiente: Reingresar al Acuerdo de París sobre el clima y lanzar el Plan Biden para la Revolución de Energías Limpias y Justicia Ambiental.

Salud y Covid: Promover el uso obligatorio de cubrebocas, formar un grupo especial de varios científicos para atender la emergencia sanitaria y ampliar fondos para el desarrollo de tratamientos y vacunas contra el Covid.

Migración: Retomar el plan DACA, aumentar las visas y becas para estudiantes extranjeros y poner fin a la separación de familias.

Economía: Promover más programas de estímulo fiscal a empresas privadas, estados, municipios y familias de todos los niveles socioeconómicos (1,200 USD al mes), apoyos a las aerolíneas, extender por más tiempo el seguro de desempleo (600 USD al mes) y apoyar a los empresarios con abonos fiscales para que mantengan a su planta laboral durante el confinamiento.

Servicios financieros: Apoyar decididamente a las personas y empresas que han entrado en cartera vencida con los bancos, y ayudas en pago de rentas de locales comerciales y casa habitación.

Medio ambiente e infraestructura: Invertir 2 trillones (americanos) en infraestructura, reparación de caminos y puentes por todo el país, incluidos sistemas de transporte público, aeropuertos y puertos.

Apoyo económico para escuelas, casas habitación de todos los niveles y edificios privados para reconvertirlo en propiedades con uso y aprovechamiento tanto de energías conocidas como limpias y agua potable.

Usar 40% de los fondos para medio ambiente para ayudar a las comunidades marginadas a utilizar energías más amigables con el medio ambiente como el sol, viento y gas natural.

Relaciones exteriores y seguridad internacional: Volver a ser parte de la OMS, retomar la presencia de EU en la OTAN, evitar las restricciones de viaje hacia EU para ciudadanos musulmanes e inhabilitar los apoyos de Trump para nombramientos en organismos multilaterales.

Claramente la fórmula Biden-Harris promoverá una agenda de gobierno sustentada en el Estado de derecho, el respeto a la figura del Estado y diametralmente opuesta a lo que Trump ha venido asumiendo como forma de gobierno.

*Con apuntes del CSIS, GPC y The Woodrow Wilson Institute.

@DrCarlosAlber10

Carlos Alberto Martínez

Doctor en Desarrollo Económico y Derecho

AUCTORITAS

Profesor en la Universidad Panamericana, Ibero y TEC de Monterrey. Ha trabajado en el Banco de México, la Secretaría de Hacienda, en Washington, DC y en la Presidencia de la República. Actualmente estudia el doctorado en Filosofía con investigaciones en el campo de la ética y la economía. Autor de libros en historia económica, regulación financiera y políticas públicas.

Lee más de este autor