Del 2012 a la fecha, el sector primario de México ha mostrado mayor dinamismo que el resto de la economía; esto puede verse al comparar el PIB primario con el PIB total. Así, en los últimos dos años, el crecimiento real anual del PIB primario ha estado por encima de 4%, mientras que el PIB total creció a una tasa anual de 2.5%

Entonces, es interesante analizar los factores que han ayudado a detonar el crecimiento del sector primario.

Para este fin, compararé la información que impacta a la producción y productividad de la Encuesta Nacional Agropecuaria (ENA) de los años 2012 y 2014, colectada por el Inegi. La ENA incluye 34 productos agropecuarios con representatividad nacional y nueve con representatividad estatal, que en su conjunto explican alrededor de 86% del valor de la producción agropecuaria (SIAP, 2014). Un análisis de estas encuestas sugiere que son cinco los factores principales que contribuyeron a aumentar el dinamismo en el sector primario: 1) reconversión productiva, 2) uso de tecnologías agropecuarias, 3) uso de tecnologías de la información y comunicación, 4) tecnificación del riego y 5) acceso al financiamiento.

El primer factor que explica parte del actual dinamismo en el sector primario está relacionado con la superficie agrícola sembrada, específicamente en los siguientes dos aspectos. Primero, del 2012 al 2014 ésta creció 1.4%; segundo, a nivel general y en el mismo periodo, se presentó una reconversión productiva hacia cultivos de mayor valor agregado, pues la superficie sembrada de varios cultivos cíclicos disminuyó; entre tanto, la superficie de ciertos cultivos perennes creció. En este último punto, los cultivos específicos en los que se observó un decremento en su superficie sembrada fueron: granos tradicionales, como maíz, arroz y frijol. En cambio, cultivos perennes como la alfalfa, la naranja, el mango y la caña de azúcar aumentaron su superficie sembrada.

Como segundo factor, un mayor uso de tecnologías agropecuarias pudo incidir en la productividad. Con base en la información de la ENA, las tecnologías agrícolas en las que se intensificó su uso, del 2012 al 2014, fueron los fertilizantes químicos, los herbicidas, el control biológico de plagas, la rotación de cultivos, la labranza de conservación, los insecticidas y la recepción de asistencia técnica; por otro lado, las tecnologías pecuarias que reportan un incremento en su aplicación son la rotación de potreros, la monta controlada, la inseminación artificial, el mejoramiento genético, la desparasitación, la vacunación y la asistencia técnica.

El día de mañana, en este espacio se presentará información sobre el uso de tecnologías de la información y comunicación (TIC), así como de la tecnificación de riego. Lo anterior, con la finalidad de terminar de analizar los factores que han contribuido al actual dinamismo por el que atraviesa el sector primario en México.

*Fredy Yair Montes Rivera es especialista de la Subdirección de Evaluación de Programas de FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

fmontes@fira.gob.mx