A diferencia del Seguro Popular, cuya estructura estaba respaldada por cálculos actuariales de expertos, el Insabi no tiene cómo garantizar lo que se viene prometiendo: medicamentos y cirugías para todos y de forma gratuita.

Una cosa cierta con el ahora enterrado Seguro Popular (SP) es que no hizo falsas promesas. Cubría a los que no tenían seguridad social —derechohabientes del IMSS o ISSSTE—, pero nunca dijo que cubriría todo gratis y de todo a todos los pacientes. El plan desde su arranque fue que aportara Federación, estados y usuarios y avanzara gradualmente en la cobertura. No se avanzó en esto con la agilidad que sus creadores hubieran deseado. Se trataba de invertirle más. Aparte, en el camino algunos gobernadores enlodaron el nombre del SP con desvíos vergonzosos de su presupuesto para otros fines. Pero eso no fue culpa del Seguro Popular; sólo se tenían que imponer candados adecuados.

Ahora con el Insabi, con Juan Ferrer al frente, se promete demasiado, pero no puede esperarse que cambien para bien las cosas. Por el contrario, con el Instituto Nacional de Salud para el Bienestar, las carencias se notarán más no sólo por la declarada y aplicada austeridad de la 4T, sino porque no hay una clara estrategia. Y aparte, no se ve de dónde saldrán los recursos para cumplir las enormes promesas.

El problema es que —a diferencia del Seguro Popular cuya estructura de protección estaba asegurada y respaldada por cálculos actuariales elaborados por expertos—, ahora el Insabi no tiene cómo garantizar lo que de palabra el actual gobierno viene prometiendo: medicamentos, estudios, cirugías, todo para todos y todo gratuito. ¿Cómo si será el mismo gasto que no alcanza?

Los 40,000 millones de pesos que el presidente López Obrador ha mencionado como adicionales para salud no son nueva inversión. Son recursos que se tomarán del fideicomiso del Fondo de Gastos Catastróficos, ahora también desaparecido y convertido en Fondo de Salud para el Bienestar con reglas de operación no explícitas.

Con el Insabi ya no hay Sistema de Protección Social en Salud. Al Insabi se le vendrá encima la realidad y no se ve por dónde salga bien librado.

¿Cómo se negociarán fármacos de alta especialidad?

Culminada la compra consolidada de medicamentos genéricos donde la autoridad dice que logró buenos ahorros, es altamente probable que aún se vayan definiendo muchas cosas de ello, en particular en las claves declaradas desiertas.

Ahora, la gran incógnita está en torno a la compra de medicamentos de alta especialidad. Son los grupos terapéuticos pendientes de adquirir que representan la principal parte.

Raquel Buenrostro ya dejó ahora sí la Oficialía Mayor para irse al SAT; y si bien el equipo que la apoyaba se quedó en la OM, aún está por verse cuánto tardará Thalía Lagunas en tomar bien las riendas. Mientras, la necesidad de terapias no puede esperar. Falta definir cómo será. Sabemos que en vacunas sí se ha avanzado en las negociaciones y ahí Buenrostro tenía en la mira más adquisiciones multianuales, al igual que en VIH y antirretrovirales.

Aclaración: vence en julio plazo para reglamento de cannabis

Nos aclara el subsecretario Hugo López-Gatell que el plazo que dio la Corte para emitir el reglamento de cannabis sobre el uso terapéutico vence en realidad en julio del 2020 y no en febrero, como publicamos erróneamente en este espacio.

El plazo que le dio la Corte a la Secretaría de Salud y a Cofepris es de 180 días y empieza a contar a partir del 30 de septiembre del 2019, cuando llegó la notificación a la Dirección Jurídica de la Secretaría. Esto quiere decir que el plazo vence el 9 de julio del 2020. Aunque eso no quita que si se apuran y agilizan el proceso, sería muy conveniente que el reglamento saliera antes de julio...

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.