PAN, PRI y PRD buscan dejar de ser una mera oposición simbólica en la Cámara de Diputados y convertirse en un verdadero contrapeso al gobierno de López Obrador.

El día de ayer 15 de febrero, el INE aprobó los cambios al convenio de la coalición “Va por México”, formada por PAN, PRI y PRD. La alianza opositora para la elección de la Cámara de Diputados se extendió a Chihuahua, Jalisco y Oaxaca, estados en los que originalmente cada partido iría por su cuenta. Adicionalmente, incorporaron distritos en algunas entidades como Estado de México, y desincorporaron en otras como Chiapas y Baja California.

En total, el número de distritos federales en los que PAN, PRI y PRD presentarán candidatos comunes creció de 171 a 219. Con ello, la alianza opositora tendrá presencia en el 73% de las 300 demarcaciones en los que se divide el territorio nacional.

Por ahora, el bloque obradorista, formado por Morena, PT y PVEM bajo el lema “Juntos Hacemos Historia”, se mantiene en 151 distritos federales. El número de demarcaciones en los que la alianza opositora y el frente obradorista competirán entre ellas con sendos candidatos comunes creció de 90 a 121.

Las dos coaliciones buscan objetivos diferentes. El bloque obradorista, articulado por Morena, pretende mantener la mayoría calificada (334 de 500 diputados) que actualmente controla en la Cámara baja, al comandar los votos de los grupos parlamentarios de PT, PVEM, PES y cinco legisladores independientes. Aspira también a mantener la mayoría simple (al menos 251 diputados), que en 2018 consiguió con la adhesión de legisladores del PES, PT y PVEM a su grupo parlamentario.

PAN, PRI y PRD buscan dejar de ser una mera oposición simbólica en la Cámara de Diputados y convertirse en un verdadero contrapeso al gobierno de López Obrador. Para ello tienen dos objetivos por delante: uno básico y otro optimista. El básico consiste en superar los 166 diputados (actualmente tienen 136), lo cual les daría un poder de veto sobre cambios a la Constitución y nombramientos importantes, como los nuevos consejeros del INE, incluida la presidencia.

El escenario optimista para la alianza opositora sería ganar la mayoría. Ello le daría a PAN, PRI y PRD juntos un poder de veto no sólo sobre cambios constitucionales, sino sobre cualquier tipo de reformas legales. Además, tendrían en sus manos la aprobación del Presupuesto de la Federación y el control sobre el proceso de selección de nuevos consejeros del INE, así como los órganos de gobierno de la propia Cámara.

La alianza opositora puede conseguir el objetivo básico incluso sin que aumente su votación respecto al 2018. Basta con reducir la sobrerrepresentación del bloque obradorista. Actualmente con el 53.7% de la votación Morena, PES, PT y PVEM tienen el 66% de la Cámara. Ahí reside la importancia de “Va por México”: puede acercar a la oposición al tamaño que le corresponde en la Cámara de Diputados según su votación.

Los ajustes al convenio de coalición son un paso adelante en este sentido. Vuelven a la alianza opositora aún más competitiva. PAN, PRI y PRD pueden con facilidad rebasar las 200 diputaciones al añadir 12 distritos más a la lista de los que ganarían si se repitieran los resultados de 2018. Además, ponen otros 27 distritos ganados por el bloque obradorista a tiro de piedra, pues un pequeño swing voltearía el resultado a favor de la alianza opositora.

Pero para conseguir el objetivo optimista, PAN, PRI y PRD tendrían que mejorar su desempeño electoral respecto a 2018. Como es natural en una democracia, la definición del equilibrio de poderes queda en manos de la ciudadanía. Por lo pronto, la alianza opositora toma las medidas para evitar la artificial concentración de poder que la ha reducido a un papel simbólico en la Cámara de Diputados.

*Profesor del CIDE.

Twitter: @BenitoNacif

Benito Nacif

Profesor

Voto particular

El Dr. Benito Nacif es profesor de la División de Estudios Políticos del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE). Fue Consejero Electoral del Instituto Nacional Electoral (INE) del 2014 al 2020 y del Instituto Federal Electoral (IFE) del 2008 al 2014.

Lee más de este autor