En la primera parte de este artículo expusimos la problemática del país en cuanto a la escasez de agua, las repercusiones del cambio climático en la producción agroalimentaria y las alternativas existentes a través de una estrategia de inversión climáticamente inteligente. En esta segunda parte abordaremos los apoyos e inversiones disponibles para hacer realidad estas alternativas

En materia de financiamiento destinado para la modernización y rehabilitación de la infraestructura hidroagrícola que tienen concesionada las asociaciones de usuarios (módulos de riego) y sociedades de responsabilidad limitada (SRL), los intermediarios financieros  otorgan créditos refaccionarios y en menor medida arrendamiento financiero, ambos elegibles del Fondo de Garantías para el Uso Eficiente del Agua (Fonagua).

El Fonagua que administra riesgos, ofrece una cobertura de 20% del crédito otorgado que permite una bonificación en tasa de interés de 2 puntos porcentuales, cuando existan pago puntual de intereses. En complemento, para las operaciones de corto plazo, se otorgan créditos para el capital de trabajo que respaldan la operación de los módulos de riego y SRL durante los meses de mantenimiento de la infraestructura. A nivel parcelario, a más de nueve años de haberlo emprendido, se continúa impulsando por FIRA-Sagarpa la tecnificación del riego y para el 2018, el incentivo a los sistemas de riego tecnificado será de $17,000 por hectárea para invertir en riegos presurizado como goteo, microaspersión y modalidades de riego por aspersión, para la contraparte que le corresponde a los productores existe el crédito refaccionario con tasa fija.

Para contribuir con el cuidado del medio ambiente y evitar la sobreexplotación de los acuíferos, en las reglas de operación de la Sagarpa destaca que aquellos productores que renuncien voluntariamente a un porcentaje de la cuota energética del Programa Especial de Energía Eléctrica de Uso Agrícola (PEUA) o un porcentaje del volumen del agua concesionada por la Conagua se harán acreedores a incrementos en el monto de incentivo por hectárea, hasta un máximo de 25%, además de dar prioridad en el orden de predictaminación a las solicitudes de proyectos. Para mayor información sobre este incentivo está el el portal www.fira.gob.mx.

El sector agropecuario al ser un gran consumidor de agua será de los principales sectores afectados por el estrés hídrico que se plantea a futuro. Las inversiones climáticamente inteligentes que se realicen en el presente determinarán las condiciones de producción durante este siglo. Como se ha expuesto, existen oportunidades de apoyo a la realización de las inversiones requeridas, por lo que, invertir en el cuidado del agua es posible y representa una medida de mitigación de riesgo y adaptación al cambio climático.

*Artemio Vázquez Aguilar y Erick Rodríguez Maldonado son subdirector y especialista, respectivamente, de la Subdirección de Pesca, Forestal y Medio Ambiente de FIRA. “La opinión aquí expresada es de los autores y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA”.

[email protected]

[email protected]