Pronto estará a la venta el libro Cambiando Sistema. Administrando México de mi amigo Fernando Balmori. No hay cuestión nacional de lo ocurrido en los últimos ocho sexenios (1970-2018) que escape a su información, opinión y, en algunos casos, estadística.

A partir del domingo, entrará en vigor el horario de verano. Al respecto Balmori nos hace saber que fue el 4 de enero de 1966 cuando se decretó la aplicación de esta medida, “acto de servilismo” que va del primer domingo de abril al último domingo de octubre.

A continuación dejo que el escritor explique lo del “acto de servilismo”. “El argumento que inventaron fue que con esta aplicación se aprovecha la luz solar, ahorrando energía. La realidad es que los de Wall Street en New York, le pidieron a Zedillo este ajuste, para que no hubiera tanta diferencia de horas en las operaciones de las Bolsas de Valores. La solución correcta sería que los financieros “chilangos” iniciaran las actividades de la Bolsa-casino a las 7 AM y no a las 8.00; para no fastidiar a más de 80 millones de mexicanos jodidos”.

Por mi parte, aclaro que los estados de Sonora y Quintana Roo son las dos entidades federativas que no cambian de horario en todo el año. Sonora, por ser vecino de Arizona, el único estado de la Unión Americana que, salvo el territorio Navajo, no altera el horario que lo rige. En el 2015 Quintana Roo se mudó al huso horario de 75º oeste, una hora adelante respecto al resto del país con el fin de beneficiar al turismo al tener una hora más de luz en la playa.

Mi amigo Fernando manifiesta en su escrito el desajuste biológico que la medida provoca en niños y ancianos para los que las cinco de la madrugada se convierten en la seis de la mañana y tienen que levantarse siendo de noche y usar luz eléctrica con lo que el ahorro es nulo.

Andrés Manuel López Obrador, desde su posición de Jefe de Gobierno del Distrito Federal, impugnó el cambio de horario. El 24 y 25 de febrero del año 2001, hizo una consulta entre los capitalinos respecto a la medida que él consideraba inconstitucional. La consulta fue telefónica. La muestra de 321 mil 933 personas, arrojó el siguiente resultado: El 75% opinó en contra del cambio de horario. El 25% a favor.

Al saber el resultado, el 26 de febrero, AMLO expidió un decreto con el que pretendía reglamentar los husos horarios en la capital del país, lo que estaba en contra de un decreto del presidente Vicente Fox de incluir a la capital de la república en el horario de verano.

El asunto llegó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que anuló ambos decretos. La decisión recayó en el Congreso de la Unión en el que se votó incluir al DF en el cambio de horario.

Reunión de Gabinete

Son las seis de la mañana del próximo lunes. Ese día y a esa hora el Mandatario López Obrador ha citado a todo su Gabinete para un acuerdo, antes de su conferencia mañanera. Puntuales, ya están instalados 18 de los 28 colaboradores de primer nivel. Diez mujeres y 8 hombres. A las seis con diez minutos arriba Carlos Urzúa de 63 años, secretario de Hacienda, se le hizo tarde cotejando la paridad del peso con el dólar —dice. El Almirante José Rafael Ortega y el secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma. Ambos de 64 años, se unen al grupo con un retraso de 17 minutos, vienen hablando de un tema común: el de los maestros barcos. Detrás de ellos con 20 minutos de retraso, aparece Miguel Torruco de Turismo (67 años). Cinco minutos después Alfonso Romo (68 años). Todos miran sus relojes y advierten la ausencia de Andrés Manuel. La secretaria de Gobernación que ya está en el séptimo piso de la edad se presenta con 35 minutos de retraso; es la primera que tiene la franqueza de decir que el cambio de horario le afectó. Es que una como mujer pierde mucho tiempo en arreglarse. Recién formuló lo anterior cuando se presenta otro sietepesino (72) Jorge Carlos Alcocer. El secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, de 81 años, sin afeitarse y mal peinado, se sospecha que sólo se sometió a un baño vaquero, se interna al salón de plenos cuando faltan 10 minutos para las siete. Va a inventar un pretexto pero al percatarse de que falta el tabasqueño en jefe, se calla. El decano del Gabinete Manuel Barttlet (82 años) comparece cuando faltan 3 minutos para las siete. Comenta que se levantó temprano pero como en su casa no hay electricidad —se le cayó el sistema— tuvo que esperase a que saliera el sol para elegir el traje más apropiado.

Cuando el reloj de pared de la oficina presidencial adjunta da seis campanadas, entra AMLO: Vaya, al fin juntos y a tiempo para la junta —dice de buen humor. Irrumpe con prisa Jesús Ramírez Cuevas, el vocero: Señor, los reporteros lo esperan para la mañanera.

—Que se aguanten, todavía falta una hora.

—No señor. Con todo respeto ya son las siete. Estamos en el nuevo horario de verano.

—¡Es verdad! Lo que pasa es que se me olvidó porque esta vez no la hice de tos.

elprivilegiodeopinar@eleconomista.com.mx

Manuel Ajenjo

Escritor y guionista de televisión

El Privilegio de Opinar

Guionista de televisión mexicano. Conocido por haber hecho los libretos de programas como Ensalada de Locos, La carabina de Ambrosio, La Güereja y algo más, El privilegio de mandar, entre otros.

Lee más de este autor