Entre México y España hay marcadas diferencias, pero también muchas semejanzas. En ese horizonte resulta interesante conocer y reflexionar lo que proponen los profesores españoles para mejorar su sistema educativo. A continuación se ofrecen las respuestas de éstos a la pregunta: ¿cuál es la mayor urgencia del sistema educativo?

Éste es el primer cuestionamiento que hace el nuevo Foro de la Educación de El País, organizado por ese diario español. Los resultados los dio a conocer en su edición del pasado 27 de septiembre. Éstos son:

1. Dejar de dar bandazos. Optan por un pacto educativo que otorgue estabilidad al sistema y a la normatividad. Han tenido lugar ocho leyes distintas desde la restauración de la democracia.

2. Mayor autonomía. Hay que dar más libertad a los centros educativos y a los maestros en el diseño de los currículos.

3. Prestigiar la evaluación. Las individuales y las colectivas. Sin evaluación, la escuela se convierte en un parque de diversiones. Mediante ella hay que constatar la eficacia de los métodos.

4. Bajar las ratios. Disminuir el número de alumnos por aula. Y como alternativa poner dos profesores en los grupos grandes. Los reducidos son los únicos que permiten la educación personalizada y atender las dificultades del aprendizaje.

5. Mejorar la formación del profesorado. La calidad de la educación sólo va a mejorar si lo hace la formación de los docentes y el rigor en su selección. Hay que impartir educación continua de calidad.

6. Renovar la docencia. Hay que actualizar las prácticas docentes. Desterrar las clases magistrales poco motivantes y que no están conectadas con la realidad. La carga burocrática quita tiempo y energía a los docentes, para preparar sus clases.

7. Asistentes sociales. La educación gratuita es clave para reducir las desigualdades. Esto, con todo, no resuelve las desventajas de los alumnos que provienen de familias pobres. A estos alumnos hay que dar apoyos extra.

8. Diagnosticar las dificultades. Se detectan tarde los problemas de discapacidad, autoestima y salud mental. Por incapacidad del sistema, los niños piensan que son tontos o vagos.

9. Repensar el espacio. Se plantean cambios en el diseñado de las instalaciones y los patios de recreo. Hay que rediseñar las aulas con distintos ambientes, para las diversas actividades.

10. Más fondos. Los profesores no hablan de elevar sus salarios, pero sí de recursos destinados a la inversión sobre todo de la red pública.

En México, por razones políticas y no educativas, se acaba de tirar al bote de la basura la reforma educativa que se venía implementando y ahora se ha aprobado otra que despierta muchas dudas. Habrá que ver sus resultados. Hay gran escepticismo sobre los mismos.

Sería muy útil que en nuestro país algún medio de comunicación retomara la iniciativa de El País y abriera un foro abierto para conocer los puntos de vista de los docentes. La educación es un tema que interesa a todos: a los alumnos, a sus padres, a los profesores, al gobierno y a la sociedad en su conjunto.

Rubén Aguilar

Asesor Político

Convicciones

Licenciado en filosofía, maestro en sociología y doctor en ciencias sociales por la Universidad Iberoamericana (Campus Santa Fe, México). Tiene estudios de comunicación en el ITESO (Guadalajara, Jalisco) y de desarrollo institucional en el INODEP (París, Francia). De 1966 a 1979 estuvo en la Compañía de Jesús.