Realicé una investigación en la historia para saber que fue Plutarco escritor y filósofo grecorromano (50-125) quien en su libro “Vidas Paralelas”, una serie de biografías sobre griegos y romanos destacados, consigna que fue el emperador Julio César el que expresó: “La mujer del César no sólo debe ser honrada, sino además debe parecerlo”.

La cita puede ser sometida a la paráfrasis para decir: “El hijo del César no sólo debe ser honrado, sino además parecerlo”, esto en relación con el caso revelado por Latinus y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, sobre el estilo de vida de José Ramón López Beltrán y su pareja Carolyn Adams quienes durante 2019 y 2020 habitaron una lujosa residencia en Houston, Texas, propiedad de un dirigente de la compañía Baker Hughes, empresa que tiene contratos con PEMEX desde el 2017, es decir, antes del sexenio de López Obrador, pero que, según lo publicado, en el 2019 firmó un nuevo contrato con la paraestatal petrolera a la que en la actualidad vende turbinas y compresores para la refinería de Dos Bocas.

El viernes pasado Latinus informó que Keith Schilling, ejecutivo hasta el 2020 de Baker Hughes Co, reconoció que rentó su casa a José Ramón López Beltrán, durante un año, sin tener conocimiento de quien era el arrendatario. El alquiler de la propiedad se hizo a través de un corredor profesional, a precio del mercado, los pagos de renta se realizaron mensualmente. 

Después la pareja López-Adams, compró una casa con valor aproximado de un millón de dólares en la misma ciudad donde José Ramón se desplaza en una camioneta Mercedes Benz de millón y medio de pesos. 

Tanto la casa como la camioneta son de Carolyn Adams, hermosa mujer nacida en Brasil, de nacionalidad norteamericana; quien desde muy joven se ha desempeñado en la industria petrolera de donde provienen sus recursos económicos. Laboró 15 años en los Emiratos Árabes Unidos, para la compañía Brithis Petroleum. Llegó a México en 2016 para trabajar en Cava Energy, empresa proveedora de PEMEX. 

Como las lectoras y los lectores se habrán percatado me he limitado a exponer los hechos de manera objetiva. No quiero caer en comentarios escandalosos sobre el caso, aunque el arrendamiento de la residencia a Keith Schilling provoque sospechas de tráfico de influencias. 

Con los datos aquí expuestos no se pueden comprobar actos de corrupción descarada ni conflicto de intereses. De lo que estoy cierto es que como manifesté en el título de este trabajo, el conflicto creado por la forma de vivir de José Ramón López Beltrán, es un trance familiar, entre un hijo que vive con lujos y un padre que predica la austeridad como forma de existencia.  Todavía el pasado jueves, López Obrador  volvió a arremeter contra la clase media: “queremos una nueva clase media no aspiracionista, no individualista, no materialista, sino una clase media humanista, fraterna”.

En fin, ya lo dice el refrán: “Lo que no puedes ver, en tu casa lo has de tener”.

Don Rubén

Nació en el mismo pueblo en el que nacieron José Clemente Orozco y Juan José Arreola, “Zapotlán el Grande; un pueblo –escribió Arreola– que de tan grande nos lo hicieron Ciudad Guzmán”… Me refiero a don Rubén Fuentes, magnífico músico, gran compositor y arreglista de canciones que alcanzaron popularidad, creador del mariachi sinfónico; quien murió el pasado sábado, a los 95 años de edad, en el pueblo que lo vio nacer. No alcanzaría el espacio de esta columna para enumerar  sus éxitos, sus méritos y reconocimientos que tuvo en vida. Descanse en paz el gran maestro.  

Apostilla

Ya hubo un hijo de presidente de nombre José Ramón López, con el agregado Portillo, del cual su padre dijo que era el orgullo de su nepotismo. Del José Ramón López actual, su padre puede declararse orgulloso de su sex appeal. 

Manuel Ajenjo

Escritor y guionista de televisión

El Privilegio de Opinar

Guionista de televisión mexicano. Conocido por haber hecho los libretos de programas como Ensalada de Locos, La carabina de Ambrosio, La Güereja y algo más, El privilegio de mandar, entre otros.

Lee más de este autor