Las nuevas generaciones están interesadas en hacer inversiones para mejorar el mundo, dijo Jens Peers, jefe de inversiones de renta variable, fija e inversión de impacto en Mirova, filial de Natixis IM.

“Los millennials piensan distinto, su educación es diferente y mejor. Quieren crear impacto en el mundo (...) cuando buscan trabajo, no sólo ven el salario, también quieren saber lo que la compañía hace para mejorar el lugar donde vivimos”, explicó Peers.

Los cambios también se reflejan en la forma de percibir el valor de las empresas. En 1975, el valor de las empresas del S&P 500 venía principalmente de los activos tangibles (como edificios, maquinarias, etcétera). Para el 2015, el valor de las empresas radicaba, principalmente, en los activos intangibles (en las personas que trabajan en esa empresa o la innovación, por ejemplo), de acuerdo con un estudio de Ocean Tomo, pionera en el campo del capital intelectual.

No es de sorprenderse que acciones como las de Tesla hayan aumentado casi 870% en los últimos cinco años, mientas que las de Ford hayan retrocedido casi 20% en el último lustro.

Mirova tiene identificadas cuatro áreas de gran transformación: demográfica, ambiental, gobernanza (ética) y tecnológica. En diciembre del 2015, personas de 65 años o más representaban 20% de la población total de países como Alemania, Italia y Japón; para el 2020, 13 países verán un efecto similar. Lo anterior traerá consigo una baja en la fuerza de trabajo y un incremento en los costos de servicios de salud, entre otras áreas.

En la parte del medio ambiente, el hacer frente al cambio climático y cómo lidiamos con los desperdicios serán áreas de oportunidad para los inversionistas, de acuerdo con Jens Peers. En términos de gobernanza y ética existe una fuerte transformación. Por un lado, movimientos como #MeToo, el cual denuncia el acoso sexual; por el otro, para que exista un piso parejo en el cobro de impuestos.

“Las compañías no se pueden enfocar sólo en el corto plazo para generar máximas ganancias, sino tienen que ver a largo plazo para crear empleos y regresar algo a la sociedad”, dijo Peers.

Por último, existe una gran transición tecnológica en nuestras vidas, desde salud hasta energía. Tan sólo en temas de energía, mientras los costos de combustibles fósiles aumentan, los de energías renovables van disminuyendo. “Entonces, ¿por qué querrías invertir en combustibles fósiles?”, detalló Peers.

“Todas nuestras estrategias juegan al menos una de las estrategias de la megatransformación. Estamos en mercados globales (de acciones) y tenemos buen desempeño”, explicó Peers.

[email protected]