La junta de accionistas de la filial alemana de Telefónica aprobó el reparto de un dividendo de 0.26 euros por acción con cargo a los resultados del 2017, lo que supone el desembolso de 773 millones de euros, de los que unos 535 millones de euros le corresponden al grupo español de telecomunicaciones.

En concreto, tras recibir el apoyo de 99.94% de los accionistas presentes en la junta, Telefónica Deutschland repartirá 0.26 euros por acción en efectivo con cargo al ejercicio 2017, lo que supone un incremento de 4% en comparación con los 0.25 euros del ejercicio 2016.

Al 31 de marzo, el grupo Telefónica es el principal accionista de Telefónica Deutschland con 69.2% del capital, mientras que KPN ostenta 7.7% y el resto es free float.

En consecuencia, del dividendo a la multinacional española le corresponden unos 535 millones de euros. En esta línea, una gran mayoría de los accionistas asistentes, que representaban alrededor de 94% del capital, aprobó la gestión de los miembros del consejo gestor y del consejo supervisor por el año fiscal 2017, así como el nombramiento de PricewaterhouseCoopers como auditor.

Asimismo, la junta de accionistas, también dio su visto bueno a la elección de Julio Esteban Linares López como representante de los accionistas en el consejo de supervisión.

Crecimiento

La compañía reiteró sus perspectivas para el año fiscal 2018 y el consejero delegado, Markus Haas, explicó la estrategia para los próximos años, hasta el 2022, que apunta a un crecimiento rentable a través de la digitalización sistemática de procesos y productos.

En este sentido, ha asegurado que la operadora tiene “grandes fortalezas” cuyo potencial aprovechará en los próximos años y ha destacado que su objetivo es generar crecimiento y convertirse en un “campeón digital y de consumo móvil”.

“Telefónica Deutschland se está volviendo más rápida, más sencilla y mejor para beneficio de nuestros clientes de nuestros accionistas”, agregó.