A más de dos años de que Nacional Financiera (Nafin) lanzara el programa Mercado Institucional de Deuda Alternativa Societaria (MIDAS), sólo cinco empresas han accedido a este mecanismo de financiamiento, cuyo fin es prepararlas para que lleguen emitir deuda o capital en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

En conjunto, estas empresas han obtenido financiamiento por alrededor de 2,000 millones de pesos y se prevé que en este año otras siete sean las que accedan al programa. En sus inicios, la meta era atraer al menos a 30 compañías.

El tamaño del financiamiento ha limitado el interés de las empresas y el hecho que no quieren salir a Bolsa , dijo Raúl Solís Wolfowitz, director general adjunto de Banca de Inversión de Nafin.

Añadió que el MIDAS se ha concentrado en otorgar préstamos mayores a 400 millones de pesos; no obstante, la mayor demanda se ha dado del lado de compañías que solicitan créditos de entre 50 y hasta 200 millones de pesos.

Ahora estamos atendiendo a las empresas (con necesidades de financiamiento) de 400 millones de pesos hacia arriba, ojalá pudiéramos bajarlo, es una aspiración (...) Vamos avanzando, en la medida en que nuestro Consejo y los diferentes Órganos de Gobierno nos puedan dar más elementos podremos avanzar más rápido , confió el directivo de Nafin.

Necesitamos que, si el programa funciona, nos autoricen montar una banca en Nafin de menor tamaño, en el área de negocios, de crédito y en el legal , añadió.

A través de MIDAS, que surgió a finales del 2014, las empresas tienen la opción de obtener crédito más barato de Nafin, a tasas preferenciales, con la única condición de que se institucionalicen, fortalezcan su gobierno corporativo y procesos operativos, para que luego de tres años logren cotizar en el mercado de deuda o capitales local.

Un proceso

Las cinco empresas que se han sumado al MIDAS y que operan en los sectores comercial, financiero, industrial y energético se están preparando e institucionalizando para que, a la larga, en un periodo de dos años emitan valores en la BMV.

Estos años hemos examinado a 60 empresas, de las cuales nos han quedado entre 10 y 12 que están en su etapa final y hemos sacado cinco con este programa , explicó Solís.

Aseguró que no se trata de dar crédito más barato, sino de conocer que en la Bolsa se accede a un crédito más barato de lo que podrían conseguir en la banca, que las empresas se institucionalicen y al cabo de tres años ya estarían listas para su salida a la Bolsa, y con los recursos que capten de la emisión de deuda o capital, liquiden el crédito que recibieron de Nafin.

Si por alguna razón la empresa decidiera no llevar a cabo la emisión en el mercado bursátil, tendría que saldar el crédito, sin el beneficio de una tasa preferencial.

[email protected]