El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, dijo que el objetivo de su país es reducir “a cero” las exportaciones de crudo iraní.

Si bien indicó que EU quería evitar perturbar los mercados y que, en ciertos casos, considerará excepciones, aseguró que ha dejado claro a sus aliados que espera que cumplan las sanciones contra Irán.

Dichos comentarios, aunados al débil dato de crecimiento de la economía China en el segundo trimestre, hizo que cayeran las acciones de las principales empresas petroleras en sus bolsas de valores de origen.

Los títulos de Exxon Mobil cayeron 0.98% el lunes en la Bolsa de Nueva York a 82.49 dólares. Las acciones de Chevron perdieron 0.85%, a 122.98 dólares, mientras que las de ConocoPhillips retrocedieron 1.97%, a 70.58 dólares.

Entre las acciones de empresas que cotizan fuera de Estados Unidos, las de la francesa Total cayeron 1.01%, a 52.79 euros en la Bolsa de París, y las de British Petroleum perdieron 2.33%, a 557.50 libras esterlinas, en el mercado de Londres.

Entre las principales empresas de shale gas, las acciones de Marathon Oil cayeron 6.7% en Wall Street a 20.04 dólares.

Sanciones

El gobierno de EU pretende que los países dejen de comprarle crudo a Irán a partir de noviembre, cuando entren en vigor nuevas sanciones al país árabe.

La primera petrolera que “obedeció” a Trump fue la francesa Total, que ya anunció que dejará de operar en Irán desde el 4 de noviembre. La compañía refirió que más de 90% de sus operaciones financieras se lleva a cabo a través de bancos estadounidenses.

Total aseguró a sus inversionistas que la retirada de Irán no impactará en sus planes de crecimiento.

Cumplir con acuerdo

El ministro de Petróleo de Irán dijo a su par saudí que el acuerdo de suministro firmado en junio por la OPEP no le da derecho a los países miembro a elevar la producción por encima de sus metas, según una carta publicada por la agencia de noticias iraní Shana.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) acordó con Rusia y otros productores elevar el bombeo a partir de este mes. Arabia Saudita se comprometió a darle un impulso “mesurable” a la oferta, sin dar cifras puntuales.

“Los miembros se comprometieron a lograr un nivel de conformidad de ajuste de la producción de 100%, a partir del 1 de julio”, escribió Bijan Zanganeh en la carta enviada al ministro de Energía saudí, Khalid al Falih. “Sin embargo, la decisión no garantiza a los países miembro el derecho a exceder su nivel de producción por encima del asignado (...) ni el derecho a redistribuir los compromisos de ajuste de producción no cumplidos entre los países miembros”.

La carta se conoce luego de que Falih, quien preside un comité conjunto de la OPEP y los aliados fuera del grupo que supervisa el cumplimiento de producción, escribió al cártel diciendo que ya no se informarán los niveles de conformidad individuales.

Los comentarios de Zanganeh destacan las tensiones aún latentes tras la reunión de la OPEP de junio. Arabia Saudita dijo que el acuerdo permitía a los países producir más para cumplir con el nivel de conformidad del grupo, lo que significa que algunos miembros, como Riad mismo, pueden compensar el menor bombeo de otras naciones. (Con información de Reuters)

[email protected]