El saldo de títulos de renta variable en manos de extranjeros bajó 3.72% en enero a 134,661 millones de dólares, según datos del Banco de México.

“La contracción en la tenencia de extranjeros por acciones mexicanas se dio principalmente en la segunda quincena de enero, lo que coincidió con una fuerte bajada de la Bolsa en dicho periodo, esto deja ver la importancia de los inversionistas extranjeros en nuestro mercado. También deja ver que las posiciones sobre activos nacionales siguen siendo especulativos y no son posiciones de largo plazo que pudieran generar mayor estabilidad”, comentó Jacobo Rodríguez, director de Análisis Económico en Black Wallstreet Capital.

El estratega abundó que esta situación se pudiera explicar porque la recuperación económica en México se daría de manera lenta en comparación de otros países; lo que se comprueba porque, a diferencia de México,  en Estados Unidos y otras naciones desarrolladas se presentaron fuertes entradas de recursos a los mercados de capitales.

“Este dato representa una disminución en el apetito por activos de renta variable mexicanos, el S&P/BMV IPC tuvo una disminución muy marcada desde el 8 de enero, toco un máximo y en 3 semanas tocó un mínimo, fue un ajuste bastante marcado y creemos que refleja una mayor percepción de riesgo sobre México en parte por la pandemia de coronavirus que sigue afectando a México”, dijo Luis Alvarado, analista de Capitales de Banco Base.

Agregó que la campaña de vacunación parece no estar avanzando al mismo ritmo en México que en otros países tanto de economías avanzadas como de economías emergentes, incluyendo latinoamericanas. “Y a su vez la economía cayó mucho en el 2020, no se espera que se recupere tanto en el 2021 a falta de una política fiscal contracíclica. El gobierno está tratando de cuidar las finanzas públicas y esto es algo totalmente aceptable, sin embargo, desde el punto de vista económico esto genera una recuperación más lenta. El mercado está viendo esto y se está reflejando en el apetito por activos mexicanos en los mercados internacionales”, acotó Luis Alvarado.

claudia.tejeda@eleconomista.mx