Rassini, empresa del sector automotriz, se prepara para cancelar su cotización en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

La emisora inició los trámites para dar de baja el listado de sus acciones, tanto del Registro Nacional de Valores como del centro bursátil.

Rassini precisó que GGI INV SPV, una sociedad creada para llevar a cabo la Oferta Pública de Adquisición (OPA) de sus acciones en circulación, tiene ya 99.88% del capital social de la emisora, con lo que está lista para solicitar su desliste de la BMV, al tener un pequeño porcentaje flotando en el mercado.

“El número de acciones y certificados de participación ordinaria (CPOs) no adquiridos por GGI o el grupo de control, colocados entre el público inversionista o distribuidos entre inversionistas privados, asciende a 190,250 acciones y a 92,702 CPOs, equivalentes a 0.12% del capital social suscrito, pagado y en circulación de Rassini”, cita el documento con fecha del 29 de agosto.

La decisión de la emisora de no ser ya una empresa pública “no está ligada con alguna operación relacionada con fusiones o adquisiciones, sino porque el precio de sus acciones no refleja su valor fundamental en el mercado accionario mexicano”, expuso en un análisis pasado Ve por Más.

Rassini, diseña y manufactura componentes para sistemas de suspensión de frenos y antivibración para la industria automotriz, para vehículos ligeros y pesados. Entre sus clientes están General Motors, Ford, Toyota, Volkswagen, Tesla, Daimler, Audi, Mercedes Benz, Nissan, Volvo y Mitsubishi, entre otras.

Momento complicado.

La emisora se retira del mercado accionario local en un momento complicado para la industria automotriz mexicana. Las ventas entre los dos mercados en los que Rassini opera fue de 90% en Norteamérica y 10% en Brasil al cierre del segundo trimestre del 2019.

Alik García, analista de Intercam Casa de Bolsa, expuso que en agosto la producción de autos en México registró una caída de 9.6 por ciento. En la exportación de autos, también hubo una reducción de 12.7% en dicho mes, lo que contrasta con el crecimiento de meses pasados. Se estima que alrededor de 80% de la producción de autos en el país está dirigido al mercado de exportación.

García consideró que la ratificación del T-MEC podría mejorar el panorama de las exportaciones y producción, pues “habría mayor certidumbre en el sector y beneficiará a México como plataforma productiva para evitar el pago de aranceles, contrario al riesgo de aumento en aranceles para la importación de autos y autopartes del resto del mundo hacia EU”.

[email protected]