La tormenta bajista continúa en la cotización del Banco Popular. Después de salvar en las jornadas anteriores el nivel de 0.8 euros por acción, los mensajes lanzados el lunes durante la junta de accionistas del grupo aceleraron las caídas y propiciaron nuevos mínimos históricos. Al cierre de la sesión perdió 9.6%, hasta 0.734 euros.

La jornada del martes ha ahondado en sus mínimos históricos. Las acciones de Popular han perdido incluso el umbral de 0.70 euros. En concreto, se ha hundido otro 9.67%, liderando las pérdidas en el Ibex, hasta 0.663 euros por acción.

Con estos descensos, su capitalización bursátil pierde el nivel de 3,000 millones de euros, y desciende hasta 2,783 millones.

La cifra se aproxima cada vez más a 2,500 millones captados en la ampliación de capital celebrada el pasado año. Precisamente el temor a una nueva ampliación de capital es el detonante de las últimas caídas en la Bolsa de Popular. La operación podría suponer una importante dilución para los accionistas actuales.

La estrepitosa caída de las acciones de Popular en lo que va del año roza ya 28%, un porcentaje que se suma al desplome de 66% acumulado el pasado año. De esta forma, la capitalización decreciente del grupo contrasta con la línea ascendente que ha registrado el valor en Bolsa del resto de bancos del Ibex.

Bankinter cotizó con una capitalización próxima a 7,000 millones de euros. Sabadell supera 9,000 millones y Bankia se mantiene por encima de 12,000 millones. CaixaBank roza 23,000 millones. BBVA ha recuperado con las últimas subidas 46,000 millones, mientras que Santander ha elevado su valor bursátil hasta el entorno de 82,000 millones de euros.

Popular ha sufrido, además, en las últimas jornadas la presión procedente de las agencias de calificación. El viernes, analistas de S&P rebajaron su rating y mantuvieron la amenaza de un recorte adicional. Luego, Moody’s dijo que Popular deberá ampliar capital para cumplir con los requisitos del BCE.