Nokia, líder mundial de teléfonos móviles, anunció una pérdida neta de 1,200 millones de euros en 2011, de los que 1,070 millones solamente en el cuarto trimestre, según un comunicado.

En 2010 Nokia registró un beneficio neto de 1,800 millones de euros, de los que 745 millones en el cuatro trimestre de aquel año.

En un año, el volumen de negocios de Nokia registró una caída de 9% a 38,600 millones de euros, y una caída del 21% a 10,000 millones en el cuarto trimestre de 2011 respecto al mismo período de 2010.

Reportó además una ganancia estructural trimestral mejor a la esperada, pero aún así cayó 73% porque las ventas de sus teléfonos con sistema Windows Phones no consiguieron compensar la caída de la demanda por sus viejos aparatos.

Las acciones de Nokia subían 7% tras conocerse la noticia.

Las ventas de teléfonos avanzados o 'smartphones' cayeron 31% a 19.6 millones de unidades, en comparación con el mismo período del año anterior, lo que estuvo en general en línea con los pronósticos.

Nokia se embarcó en una muy publicitada estrategia que cambió el sistema de sus teléfonos inteligentes a un programa de Microsoft para hacer frente a la competencia de Apple y de los fabricantes que usan la plataforma Android de Google.

La empresa anunció que ha vendido más de 1 millón de teléfonos con Windows Phones hasta fines de enero.

"Más de 1 millón de Windows Phones despachados a la fecha es más de lo que algunos esperaban, pero no va a preocupar a Apple o Google", dijo el analista Nick Dillon de la firma de investigación Ovum.

Nokia propuso un dividendo de 2011 de 0,20 euros por título, más de lo que se esperaba.

RDS /apr