Los precios del crudo estadounidense, West Texas Intermediate (WTI) cerraron por octava semana consecutiva a la alza, hilando su mayor racha de ganancias desde el 2004 gracias a las positivas perspectivas sobre la demanda que han dejado consigo los últimos indicadores económicos.

El contrato del WTI con entrega en marzo concluyó el viernes en 97.77 dólares por barril, acumulando un rendimiento semanal de 2 por ciento. Ésta fue la octava semana de ganancias para el WTI, su rally más prolongado desde agosto del 2004.

En el mercado de materiales de Londres, el Brent cerró la semana vendiéndose en 116.76 dólares por barril, lo que significó una avance semanal de 3%, su tercera semana consecutiva a la alza y su mayor ganancia para un periodo similar en dos meses.

Mientras que el crudo estadounidense ha visto algunos altibajos, al ritmo del flujo de la información económica, en Europa, el Brent no sólo responde a las expectativas económicas, sino también a factores geopolíticos y a la capacidad de algunos oleoductos.

Todo lo anterior ha provocado que la brecha entre el precio de ambos crudos comience a incrementarse nuevamente, coincidieron especialistas.

Al cierre de la semana pasada, el diferencial entre el precio del WTI y el Brent ascendió a 18.99 dólares, su nivel más alto en lo que va del año, aunque el nivel aún es inferior a los 25 dólares que alcanzó en el 2012.

Un atentando en la Embajada de Estados Unidos en Turquía y un cuello de botella afectando al ducto de Seaway -que conecta al centro de distribución de crudo en Cushin con Texas, y esperando que vuelva a operar a su capacidad total hasta el segundo semestre del año- son factores que están dando un premio al contrato del Brent, pero lo más importante, están causando que el diferencia Brent/WTI se amplíe más , dijo al Wall Street Journal, Tariq Zahir, socio de Tyche Capital Advisors.

Dawn Bennett, estratega de The Bennett Group Funds, explicó que en el pasado el Brent y el WTI operaron a la par en tanto las condiciones en Estados Unidos y Canadá (reflejadas en el precio del WTI) guiaron la demanda global de crudo y el precio del Brent .

No obstante, desde el 2010, el WTI ha operado con un descuento respecto del Brent, reflejando el hecho de que Estados Unidos ha dejado de ser la guía para la demanda de crudo .

Hacia adelante, analistas de Capital Economics espera que el diferencial comience a descender, más por una débil perspectiva sobre el Brent que sobre el WTI. Para el primer trimestre del año, esperan que el Brent cotice en 115 dólares por barril y el WTI en 98 dólares, mientras que al cabo del último trimestre, esperan que la relación sea de 95 a 85 dólares por barril, acotando el diferencial a sólo 10 dólares.

[email protected]