La moneda mexicana ha perdido 0.86%, o 5.25 centavos a 19.1425 pesos por dólar a su cierre del viernes desde el miércoles, cuando la Reserva Federal anunció que prevé un recorte a su tasa.

Y es que a pesar de que el anuncio de una política monetaria en EU más laxa animó al peso, las tensiones comerciales en el mundo, así como débiles datos económicos en México pesaron en su cotización. Al final de la semana se corrigió parte de las ganancias observadas durante las dos sesiones previas.

En el mismo periodo el Índice Dólar, DXY, que mide la paridad del billete verde frente a una canasta de seis divisas, retrocedió 0.92%, de 97.117 a  96.22 puntos.

“La depreciación del peso ocurre a la par de otras divisas que habían ganado terreno desde el miércoles, por el posicionamiento acomodaticio de la Fed”, dijo Gabriela Siller, economista en jefe de Banco Base.

Explicó que la depreciación de la lira turca, pese a no existir una relación significativa entre México y Turquía, aumenta la aversión al riesgo lo que puede elevar la volatilidad del tipo de cambio, “en particular por menor liquidez estacional en el mercado cambiario (efecto verano)”, precisó.

En Turquía hay incertidumbre política pues este fin de semana se llevaron a cabo las elecciones municipales en Estambul, abundó la especialista de Banco Base.

Entre los otros factores que presionaron la cotización está que, “se publicaron datos que confirman una desaceleración de la economía mexicana. Durante los primeros cinco meses del año el registro de nuevos empleos formales asciende a 303,545, 38% menos que el mismo periodo del 2018”, dijo Siller.

Al peso le espera una semana volátil, con el mercado atento a cifras económicas e información relacionada con la guerra comercial entre China y EU. La reunión de líderes del G20 será de gran relevancia.

Hoy se darán a conocer cifras inflacionarias locales, mientras que el martes se presentará el dato de confianza del consumidor en EU. (Con información de José Antonio Rivera)

[email protected]