La moneda mexicana logró su mejor apreciación de los últimos casi dos años y medio, tras registrar una revaluación de 47.95 centavos frente a la divisa estadounidense, derivado del repunte del petróleo y de la depreciación del dólar.

El incremento del crudo se explicó tras la noticia de que Arabia Saudita subiría su producción petrolera en 1 millón de barriles diarios, por debajo de lo solicitado por Estados Unidos de 1.2 millones de barriles. El West Texas Intermediate (WTI) alcanzó un nuevo máximo del año de 75.27 dólares.

El tipo de cambio peso-dólar finalizó en un precio de 19.5755 pesos en negociaciones interbancarias a la venta, con respecto a las últimas transacciones de la jornada anterior de 20.0550 pesos por billete verde, representó una apreciación de 2.39 por ciento.

En operaciones electrónicas, a las 8 de la noche la paridad peso-dólar se negoció en 19.450 pesos por dólar, frente al cierre previo (19.5755 pesos), resultó una revaluación de 0.64 por ciento.

La apreciación de las monedas tanto mexicana como emergentes se derivó de la debilidad del dólar estadounidense en el mercado de divisas internacional, explicado por la menor aversión al riesgo a nivel global, tras la percepción de una política de alza de tasas poco agresiva de la Fed para los siguientes trimestres.

Dentro de las monedas con mayor recuperación se encontraron la lira turca con un incremento de 1.24%, el peso colombiano con un aumento de 0.80%, el rand sudafricano con un repunte de 0.73% y el real brasileño con una ganancia de 0.64 por ciento.

En el medio financiero trascendió que se han comenzado a reducir las posiciones especulativas en contra del peso en el mercado de futuros de Chicago, ante una menor incertidumbre asociada al resultado de las elecciones del 1 de julio.

Los participantes del mercado vieron positiva la reunión que sostuvo el candidato ganador del partido político de Morena, Andrés Manuel López Obrador, y el actual presidente, Enrique Peña Nieto, donde se comentó que se mantendrá el equipo negociador del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

El analista técnico de Grupo Financiero Monex Francisco Caudillo anticipó que, desde el punto de vista del análisis técnico en el corto plazo, el peso difícilmente cotizaría por debajo de 19 pesos por billete verde.

El especialista dijo que hay más posibilidades de que el tipo de cambio peso-dólar registre un repunte a que continúe su recuperación, debido a que aún existen algunos elementos de riesgo, sobre todo de origen externo, que podrían presionarlo.

Dentro de los factores se encuentran la incertidumbre con relación a la firma del TLCAN, la perspectiva de mayores alzas en las tasas de interés de la Fed y la guerra comercial que existe entre EU y China.

Por su parte, el analista de mercado de cambios de Banco Bx+ Alejandro Saldaña comentó que la divisa mexicana seguirá operando dentro de un ambiente de volatilidad, con la perspectiva de cotizar sobre 19.50 pesos en los próximos días.

Monedas europeas reflejarían debilidad

Analistas estiman que durante los próximos meses vislumbran debilidad para el euro y la libra esterlina.

Por un lado, Carlos González, analista de Monex Casa de Bolsa, mencionó que la debilidad del euro está relacionada con las medidas que pueda llegar a adoptar el Banco Central Europeo (BCE) respecto a la decisión de la Reserva Federal (Fed) de aumentar su tasa de interés.

“La economía en Europa está mostrando signos de desaceleración, nada grave (...), pero esta ralentización disminuye las probabilidades de pueda incrementar las tasas de interés”, explicó.

Puede subir

Se estima que la Fed establezca su tasa de referencia en niveles entre 2 y 2.5 por ciento.

En este sentido, el experto añadió que si el BCE decide mantener las tasas en niveles bajos, frente a la decisión de EU de incrementarla, generará un mercado estadounidense más atractivo, ya sea a través del dólar o mercado de bonos.

“Los flujos se estarían yendo hacía EU, esto está provocando un fortalecimiento del dólar, frente a una canasta de divisas. Entonces, la tendencia natural será que el dólar se siga fortaleciendo mientras que el euro pueda continuar un tanto débil,” aseveró.

El Índice Dólar es un indicador compuesto por una medida ponderada del valor del dólar estadounidense en relación con otras divisas importantes, entre ellas el euro con un peso de más de 50% y la libra esterlina con un valor de 11.9 puntos porcentuales.

Durante el primer semestre del año, la moneda europea reflejó una apreciación de 2.61% a 1.1648 dólares por euro. Por su parte, la divisa inglesa reflejó una revaluación de 2.26% a 1.3207 dólares por libra.

Continúa el Brexit

Respecto a la libra esterlina, González dijo que la principal afectación para esta moneda es el tema del Brexit, misma que puede generar volatilidad.

“La tendencia natural sería el fortalecimiento del dólar y una debilidad del resto de las monedas incluyendo el euro, la libra y monedas emergentes.”

El analista en jefe de Black Wall Street Capital, Amín Vera, añadió dos factores, la imposición del presidente de Estados Unidos, Donald Trump sobre la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y su relajación en cuanto al tema comercial con China.

Aunque el Índice Dólar presentó, la semana pasada, su máximo del año en 95.31 unidades, Vera mencionó que técnicamente refleja una tendencia a la baja tomando como referencia que el año pasado alcanzó un nivel de 100 unidades.

“Si Trump logra doblar a la OPEP debería romper hacia 100, pero nosotros estamos operando bajo el supuesto de que su nivel ‘natural’ es de alrededor de 90 unidades”, mencionó el analista. (Con información de Estephanie Suárez)