Dentro de las monedas de países emergentes, la mexicana es la que ha tenido un mejor desempeño en lo que va de este año, al registrar una apreciación de 3.76% frente al dólar.

Asimismo, México registra un riesgo país por debajo de los 200 puntos, un nivel considerado como estable.

Por el contrario, la moneda más deteriorada de las economías emergentes ha sido el peso argentino, que ha caído 45.9% frente al dólar este año. El riesgo país del país sudamericano está en niveles de 569 puntos.

La lira turca es la segunda divisa emergente más débil al perder  27.64% frente al dólar. Turquía tiene un riesgo país de 450 puntos.

La tercera moneda con el peor desempeño es el real brasileño, que en lo que va del año registra una depreciación frente al dólar de 16.60 por ciento. El riesgo país de Brasil es de 296 puntos.

El rublo ruso también ha tenido uno de los mayores deterioros frente al dólar al reportar una pérdida de valor de 7.95 por ciento. El riesgo país de Rusia se ubica en 193 puntos.

Volatilidad

El tipo de cambio registró fuertes movimientos volátiles en el último trimestre, derivados de factores relacionados con temas como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la guerra comercial entre Estados Unidos con China.

La paridad registra una recuperación de 3.76% entre enero y mediados de julio, equivalente a una ganancia de 73.85 centavos, al pasar de 19.6595 a 18.9210 pesos por billete verde, mientras el riesgo país de México se ubica en 195 puntos.

La directora de Análisis Económico y Bursátil de Banco Base, Gabriela Siller Pagaza, comentó que la recuperación del peso frente al dólar se explica en parte por el optimismo que existe en torno a la transición estable que habrá entre el actual gobierno de Enrique Peña Nieto y el del virtual ganador de la elección presidencial, Andrés Manuel López Obrador.

La especialista agregó que otro factor positivo fue la política de alza de tasas de interés de Banco de México (Banxico), que se encuentra actualmente en 7.75 por ciento.

A decir de Siller, si el banco central mexicano no habría elevado su tasa de interés de referencia, habrían salido flujos foráneos del país por no ofrecer una tasa atractiva a los inversionistas.

Sin embargo, advirtió que aún existen riesgos que podrían presionar nuevamente a la moneda mexicana, como la renegociación del TLCAN, la perspectiva de mayores alzas en las tasas por parte de la Reserva Federal estadounidense y la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

El analista económico senior de CIBanco, James Salazar, destacó que, pese a la fuerte volatilidad registrada en los últimos meses en el mercado global, el peso ha sido la divisa menos deteriorada de los mercados emergentes.

Mencionó que las monedas emergentes fueron presionadas por el mayor endurecimiento de la política monetaria de la Fed, además de las medidas proteccionistas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Anticipó que la recuperación del peso podría ser coyuntural, por la incertidumbre sobre el TLCAN, las controversias que existirían en la definición del presupuesto para el próximo año y la expectativa nuevamente de mayores presiones inflacionarias.

Se aprecia el peso en operaciones electrónicas

En operaciones electrónicas, a las 7:30 de la tarde del domingo, la paridad peso-dólar cotizó en 18.90 pesos por dólar, frente al cierre previo (18.9210 pesos), representó una ganancia de 0.11%, esto es, una recuperación de 2.10 centavos.

Durante la semana pasada, la moneda mexicana registró una ganancia acumulada de 0.91% frente a la divisa estadounidense, equivalente a una revaluación de 17.35 centavos, al pasar de 19.0945 a 18.9210 pesos por dólar.

Sin embargo, hacia el cierre de las operaciones del viernes pasado, el tipo de cambio concluyó con una moderada depreciación de 0.04%, por lo que las cotizaciones se ubicaron en niveles de 18.9210 pesos por billete verde.

En el mercado de futuros de Chicago, los inversionistas le siguen apostando a que el peso seguirá recuperándose en las siguientes semanas, pues con el cierre de la semana del 10 de julio, la posición especulativa sigue siendo a favor del dólar, aunque disminuyó 65%, al pasar de 437 millones a 149 millones de dólares.

El analista económico senior de CIBanco, James Salazar, anticipó que el peso seguiría recuperándose en los próximos días, con posibilidades de que muestre cotizaciones cercanas a los 18.50 pesos por dólar.

Explicó que la apreciación esperada de la moneda local resulta del ánimo en los mercados, tras la percepción de que la transición de poderes en México será tranquila y sin movimientos bruscos.

Salazar proyectó que durante los próximos dos meses, el tipo de cambio mostraría estabilidad, bajo el pronóstico de mantener un rango de negociación que fluctuaría entre 19 pesos como nivel máximo y 18.50 pesos como cotización mínima.

El área de Análisis de Mercado de Divisas de MetAnálisis anticipó que la paridad podría mostrar volatilidad, sobre todo a partir de septiembre, cuando la Reserva Federal (Fed) tome la decisión de aumentar su tasa de interés de referencia.

Alza de tasas de la Fed afecta a divisas débiles

Las monedas de países emergentes fueron afectadas principalmente por el aumento de la tasa de interés de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, que durante el 2018 ha avanzado en dos ocasiones 25 puntos base, a 1.25 por ciento.

Otro factor que generó un mayor deterioro fue el nerviosismo de los inversionistas relacionado con la política de aranceles al comercio que está implementando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con las principales economías del mundo, como China y Europa, entre otros.

Entre las divisas más depreciadas de las economías emergentes se encuentran el peso argentino, que este año ha perdido 10.29 pesos para ubicarse en los 28.88 pesos por dólar. Le sigue la lira turca, con una caída de 1.063 liras para alcanzar una cotización de 4.852 liras en igual lapso.

El real brasileño ha perdido 0.62 reales, para llegar a 3.932 reales por dólar, mientras el rublo ruso muestra una contracción de 6.16 rublos a 63.82 rublos por dólar y el rand sudafricano presenta una pérdida de valor de 90 centavos, por lo que su precio de ubica en 13.258 rands por billete verde.

[email protected]