Este año ha comenzado con gran descontento e incertidumbre económica cuyo principal impacto se ha plasmado en la paridad peso-dólar. El 13 de enero el tipo de cambio spot finalizó en $21.48 pesos por dólar, lo que implica una depreciación semanal de 1.19% y un retroceso de 3.5% en lo que va del 2017

El principal factor que ha jugado en contra de la divisa mexicana es la hostilidad que el presidente electo de Estados Unidos ha mostrado hacia México, su amenaza de revocar o renegociar el Tratado de Libre Comercio y sus acciones inhibitorias para las inversiones de la industria automotriz en México.

En franco contraste con el comportamiento del tipo de cambio y la incertidumbre asociada al ajuste en los precios de las gasolinas y el fuerte descontento con el gobierno del presidente Peña Nieto, destaca el comportamiento de la Bolsa Mexicana de Valores cuyo Índice de Precios y Cotizaciones, que cerró en 46,182 puntos el viernes 13 de enero, tuvo una ganancia semanal de 0.24% y en el año acumula un rendimiento positivo de 1.18% en lo que va del 2017.

La resistencia del mercado accionario está justificada por la certeza de que las empresas mexicanas, especialmente las inscritas en Bolsa, son altamente competitivas, muchas de ellas con diversificación en sus mercados y productos o bien, vinculadas a un consumo doméstico que representa más de 60% del PIB y que mantiene su dinamismo a pesar de un ambiente económico incierto. Además, estas empresas cotizan ya con un muy fuerte descuento en dólares, que las hace muy atractivas para el inversionista extranjero institucional. Finalmente, muchas de ellas cuentan con récord de prevalencia en crisis históricas como la del 2008-2009 y 1993-1994 que sin duda fueron mucho más graves que la coyuntura actual.

En los mercados de bonos, la tasa de rendimiento del Bono del Tesoro de Estados Unidos a 10 años se ubica en 2.40% a la espera de confirmar las expectativas inflacionarias asociadas al plan fiscal de Trump así como a la respuesta de política monetaria de la Reserva Federal. En México, la tasa del bono soberano en moneda local a 10 años cerró las operaciones del 13 de enero en 7.56%, con un descenso semanal de 8 puntos base que se antoja moderado después de los fuertes incrementos de más de 100 puntos base observados desde la victoria de Trump en noviembre pasado y que se explican también por la depreciación del peso mexicano.

Es previsible que la volatilidad de los mercados continuará en un ambiente caracterizado por la hostilidad hacia México del presidente electo de los EU si como por intentos más claros del gobierno y el sector privado mexicanos para atemperar la incertidumbre y los costos del ajuste económico. En este sentido, durante la semana del 9 al 13 de enero se dieron importantes eventos que arrojan luz sobre estos temas:

1. Por primera vez desde que fue elegido, Donald Trump dio una conferencia de prensa en la que agradeció a Ford por la cancelación de su plan de inversión en México y aseguró que habrá más compañías que harán lo mismo. Además, aseguró que las empresas que consideren cerrar sus operaciones en EU para moverlas a México, tendrán que enfrentarse a una frontera muy fuerte. Cuando fue cuestionado por el muro fronterizo entre los países, reiteró su intención de construirlo lo antes posible y de hacer que México lo pague.

2. Ante los comentarios de Trump, el presidente Enrique Peña Nieto respondió con firmeza que México por supuesto no pagará el muro, ya que su construcción atenta contra la dignidad de los mexicanos. Asimismo, dijo que las negociaciones con EU implicarán una revisión integral de toda la relación con ese país, con temas tan importantes como mantener el libre flujo de remesas, proteger a los indocumentados repatriados, lograr que EU persiga el dinero del narcotráfico y en el contexto de seguridad fronteriza el tráfico ilegal de armas a nuestro país.

3. Como respuesta al descontento causado en parte por los anuncios de incrementos en los precios del combustible y de la electricidad, el presidente Peña Nieto anunció el Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar . Este acuerdo, firmado entre el gobierno federal y organizaciones empresariales, sindicales y de productores del campo en el país, tiene cuatro ejes rectores: cuidar la economía de las familias; impulsar los proyectos de inversión que están programados para el 2017 y el 2018; fomentar nuevas inversiones; y mantener la creación de empleos, el crecimiento económico y la competitividad.

4. La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) se rehusó a firmar el acuerdo, al que calificó como improvisado, incompleto e insuficiente. Como respuesta al gobierno, la Coparmex publicó un comunicado en el que detalló El Acuerdo que México necesita . Conforme a este comunicado, la propuesta no tiene objetivos políticos, pero sí metas concretas y cuantificables. Algunos de estos objetivos son eliminar programas sociales con riesgo de ser clientelares, aprobar de inmediato la deducibilidad al 100% de las prestaciones laborales, implementar verdaderos recortes al presupuesto público, y establecer sanciones fiscales para los estados que no cumplan con la implementación de los sistemas locales anticorrupción.

* Debt Senior Analyst & Portfolio Manager

Pichardo Asset Mangment.

Asesores Independientes de Portafolios de Inversión.