O’Donnell, desarrollador y arrendador de naves industriales, está listo para aprovechar el potencial crecimiento que promete el negocio del e-commerce en el sector de bienes raíces industriales en México.

En entrevista, David O’Donnell, presidente y director general de O’Donnell Capital Management, expuso que a raíz de la pandemia del Covid-19 se ha acelerado el crecimiento de las ventas online en el país, el cual ha crecido a tasas del 50% durante el 2020.

Lo anterior ha aumentado la necesidad de las empresas por encontrar espacios de distribución y almacenamiento para sus productos y mercancías, en ubicaciones céntricas para agilizar y eficientar la distribución.

El directivo estimó que por cada 1,000 millones de dólares en ventas, se genera una demanda adicional de 120,000 metros cuadrados de espacio inmobiliario industrial.

Aseguró, aunque no comentó sobre cifras, que la demanda en el sector de bienes raíces industriales está sólida, casi similar a la del año pasado al igual que el precio de las rentas.

“Estamos invirtiendo en el sector de e-commerce y con este crecimiento que está teniendo el mercado hay una aceleración en la necesidad del espacio que les puedan ayudar a las empresas a surtir en un radio de 8 kilómetros, en un día, de manera rápida, económica y segura”, comentó el directivo que por 25 años ha estado operando en México.

En julio, O’Donnell anunció una inversión de 40 millones de dólares destinada a comprar cinco naves industriales en la alcaldía de Gustavo A. Madero, que en total suman 38,765 metros cuadrados de espacio rentable y que servirán para atender la demanda detonado por el comercio en línea en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM).

CKD

O’Donnel subrayó la relevancia de esta inversión, pues ayudará a agilizar el movimiento de la mercancía en la Ciudad de México y ZMVM, reduciendo costos y riesgos de transporte. También es un complejo que promete reducir la huella de carbono porque el inmueble será reconvertido y aprovechará al máximo la edificación existente, además será eficiente en el uso de energía eléctrica.

La inversión en la nueva propiedad se fondeó con los recursos levantados con un Certificado de Capital de Desarrollo (CKD) colocado en el 2018 y que tiene recursos comprometidos por 2,945 millones de pesos (considerando la ampliación de capital realizada en el 2019).

En la inversión del CKD participaron cuatro administradoras de fondos para el retiro (Afores). El premio que tendrán por confiar en el proyecto de O’Donnell será un retorno de 14% en dólares al final de la vida del vehículo financiero.

A la fecha se han invertido alrededor del 75% de los recursos de dicho instrumento de inversión.

“Vamos a seguir invirtiendo aunque hemos aflojando un poco la inversión por el impacto de la pandemia en la economía mexicana, lo que estamos haciendo es enfocarnos en la ciudades más importantes de la República Mexicana en donde la oferta está limitada”, comentó.

Explicó que en lo que resta del año y para el 2021 seguirán enfocados en movilizar los recursos captados con el CKD. Ya más hacia el 2023 iniciar el proceso preliminar para volver al mercado de valores en el 2023 a colocar un nuevo certificado de capital de desarrollo.

David O’Donnell también habló de la coyuntura actual, sobre la que dijo: “Estamos en una foto económica muy complicada, pero anticipamos que en el cuarto trimestre se empiece a ver una recuperación y la economía global y la de Estados Unidos va a jalar a la de México”.

Aunque consideró que la recuperación en el país podría ser lenta y parecida a la forma de “V” o “W”.

Acerca de las ventajas que puede significar el nuevo tratado comercial de México, Estados Unidos y Canadá, sostuvo que será un relevante detonador en la demanda que se presente en el sector inmobiliario en la frontera del país, sobre todo por el empuje que tendrá el sector de manufactura de exportación.

termometro.economico@eleconomista.mx