Tokio.- El grupo japonés de servicios financieros Nomura Holdings anunció que volvió a ser rentable en el ejercicio 2009-2010, con un beneficio neto de 67,790 millones de yenes (729 millones de dólares), tras perder 708,190 millones de yenes en el ejercicio anterior.

"Hemos terminado el año en posición de fuerza, con beneficios en los cuatro trimestres", se felicitó en un comunicado el presidente del grupo, Kenichi Watanabe.

Nomura, que en 2008 compró por 2,000 millones de dólares la mayor parte de las actividades en Asia, Europa y Oriente Medio del banco estadounidense en quiebra Lehman Brothers, indicó que el conjunto de sus cinco divisiones terminó el ejercicio en positivo.

En el ejercicio financiero pasado, concluido a fines de marzo, "nuestra nueva estructura de negocios ha empezado a dar resultados concretos", añadió Watanabe.

El directivo repitió que la ambición del grupo, que ya es el líder del corretaje bursátil en Japón, es "convertirse en un banco de inversiones mundial de primera línea".