La mezcla mexicana de exportación perdió 23 centavos este miércoles respecto a la víspera, para situarse en 56.90 dólares por barril, de acuerdo con Petróleos Mexicanos (Pemex).

A decir de Banco Base, la incertidumbre sobre el crecimiento económico global derivó en que el petróleo terminara con pérdida, a lo que se sumaron las preocupaciones causadas por la publicación de los PMI manufactureros adelantados y el recorte en el pronóstico de crecimiento del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Asimismo, las presiones a la baja se dieron ante una reducción en las tensiones geopolíticas en el Medio Oriente.

Durante la mañana el precio del petróleo cotizó con ganancias, en gran parte por la publicación del reporte semanal de la Administración de Información Energética (EIA, por sus siglas en inglés); y la noticia de que el Representante de Comercio y el Secretario del Tesoro de Estados Unidos viajarán a China el próximo lunes para reiniciar las conversaciones comerciales.

El informe de la EIA fue considerado como alcista, pues se observó una reducción en los inventarios y en la producción de crudo estadounidenses. De acuerdo con la EIA, durante la semana previa los inventarios de crudo estadounidense se redujeron en 10.84 millones de barriles, siendo esta su mayor contracción semanal desde enero del 2018. 

Los futuros del crudo referencial internacional Brent bajaron 65 centavos, o un 1.02%, a 63.18 dólares el barril, mientras que los del West Texas Intermediate en Estados Unidos (WTI) cayeron 89 centavos, o un 1.57%, a 55.88 dólares el barril.