Las declaraciones del primer ministro Boris Johnson, en las que ha reiterado que Reino Unido está preparado para salir de la Unión Europea el próximo 31 de octubre sin acuerdo, impactaron en la cotización de la libra que, por segundo día, alcanzó un nuevo mínimo.

La cotización de la libra registró este martes una nueva caída consecutiva al ubicarse en 1.2161 dólares, luego de que el gobierno británico ha endurecido su postura sobre el Brexit desde que la semana pasada Johnson sustituyó a Theresa May.

La moneda londinense, que se cotizaba en alrededor de 1.50 frente al dólar antes del referéndum de la Unión Europea en junio del 2016, cayó 2.56% desde la llegada de Johnson al número 10 de la calle Downing Street el pasado 24 de julio.

El lunes, una portavoz del gobierno dijo que el Reino Unido no mantendría conversaciones con Europa a menos que retire el respaldo irlandés, según la BBC de Londres.

Downing Street señaló que Johnson no celebraría reuniones con los líderes de los países del bloque europeo si la Unión Europea no renuncia a la cláusula de salvaguarda para la frontera irlandesa, estipulada en el plan que firmó la ex primera ministra Theresa May con los Veintisiete.

Johnson expuso el lunes a los periodistas, en el marco de su visita por Escocia, que “no estamos apuntando a un Brexit sin acuerdo en absoluto”.

“Lo que queremos es llegar a un acuerdo y he tenido algunas conversaciones interesantes con nuestros socios europeos”, según declaraciones que citó The Guardian.

Inflación bajo presión

Analistas financieros señalaron que la caída de la libra esterlina podría aumentar el costo de la vida de los consumidores, ya que mientras la cotización baja la inflación comienza a aumentar a medida que los bienes importados se vuelven más caros. En el 2016 cuando la libra se desplomó inmediatamente después del referéndum de la Unión Europea, la inflación se elevó en niveles más altos en cinco años, lo que afectó el presupuesto familiar.

Johnson, quien inició la víspera una gira por Escocia, Gales e Irlanda del Norte, ha reiterado que el Reino Unido abandonará la mancomunidad antes del 31 de octubre con o sin acuerdo, declaraciones que han ocasionado graves turbulencias para la libra en los mercados. Las previsiones más pesimistas de las firmas de inversión se están cumpliendo en el mes que está a punto de finalizar.

Julio se ha convertido en el peor mes para la libra desde octubre del 2016, en plena resaca aún del referéndum sobre el Brexit celebrado cuatro meses antes.