Los futuros de soya bajaron el jueves en el mercado de Chicago por quinta vez en las últimas seis sesiones, tras los máximos en seis meses alcanzados la semana pasada y presionados por una mejoría de las perspectivas de la cosecha en Sudamérica.

El maíz también terminó en baja tras moverse en un rango ajustado, presionado por ventas técnicas y un dólar más firme a lo que se sumó la incertidumbre sobre las relaciones comerciales de Estados Unidos.

En cambio, los futuros de trigo cerraron en alza tras una sesión volátil, impulsados por datos de ventas semanales del grano para exportación mejores a los esperados.

El contrato de soya para marzo terminó con un alza de 5.75 centavos, o 0.64%, a 10.4950 dólares por bushel.

El maíz para marzo bajó 2.5 centavos, o 0.68%, a 3.6375 dólares por bushel, pero se mantuvo dentro del rango de negocios de la sesión previa.

El mercado estuvo presionado por preocupaciones sobre las perspectivas de las ventas de maíz estadounidense a México, su principal comprador, luego de que el presidente mexicano canceló una reunión con su par de Estados Unidos, Donald Trump, por sus insistentes tuits exigiendo a su vecino el pago de un muro fronterizo.

A la defensiva

Los mercados están a la defensiva , dijo Mike Zuzolo, analista de la firma Global Commodity Analytics & Consulting.

La prudencia es alimentada por la mejora del clima en Argentina luego de que excesivas lluvias desataron temores por la producción de soya y maíz y elevaron los precios de esos granos.

A corto plazo las previsiones meteorológicas siguen siendo favorables en Argentina , dijeron expertos de la firma de corretaje Allendale.

En Brasil los cultivos marchan bien con lluvias intermitentes que irrigan las regiones productoras de maíz y soya.

Según fuentes locales, los cultivos de soya marchan bien , dijo Jack Scoville, de Price Futures Group, aunque advirtió que hay cierta inquietud por la sequía del norte brasileño. (AFP y Reuters)