El presente año ha sido malo para las cuatro Fibra E que cotizan en el mercado bursátil mexicano, el precio de sus certificados no ha repuntado, incluso el Fibra E de la Comisión Federal de Electricidad retrocedió 5.49%, por la volatilidad e incertidumbre, por el decrecimiento económico y la pandemia del Covid-19, han impactado en su cotización, consideran analistas bursátiles.

La figura de Fibra E se introdujo en México en el 2015, para impulsar la inversión del sector privado en proyectos de energía e infraestructura.

Actualmente, es un sector representado en la BMV por cuatro emisoras, tres del sector de infraestructura y uno en energía.

Las empresas que han colocado un Fibra E en la Bolsa local han sido Promotora Impulsora del Desarrollo y el Empleo en América Latina (IDEAL), propiedad del empresario Carlos Slim y la empresa de construcción y concesionaria de infraestructura Promotora y Desarrolladora Mexicana (Prodemex) con su Fibra Infraex, además de Promotora de Infraestructura (Pinfra) con su Fibra Vía que empaquetó la carretera México-Toluca, entre otros activos.

Todas estas firmas, incluyendo al Fideicomiso de la empresa eléctrica del Estados, en conjunto han obtenido 60,320 millones de pesos de capital con la colocación de este instrumento de inversión.

A CFE le bajan la corriente

Los Certificados Bursátiles Fiduciarios de Inversión en Energía (CBFE) de la empresa generadora de electricidad del estado, acumulan una minusvalía de 5.46% en lo que va de este año, a un precio de 25.25 pesos por unidad. Mientras que sus pares en el mercado local de capitales mantienen una cotización plana, sin variación.

Los especialistas opinan que aun cuando algunos negocios e industrias cerraron parcial o totalmente a causa de la pandemia, la demanda de energía eléctrica en México se mantiene estable y, en cierta medida, compensada por un mayor consumo en el hogar por el “home-office” y ajustes en las tarifas, lo que significarían mayores distribuciones, destacó Monex en un reporte a los inversionistas, después de una plática con directivos de la CFE.

“FCFE se favorecería de un entorno de bajas tasas de interés en el largo plazo y a pesar del difícil entorno continuará con flujos de efectivo atractivos debido a la resiliencia en la demanda de energía eléctrica y a la expectativa de mayores tarifas de transmisión en el largo plazo”, expone un análisis de Banorte.

Según el fideicomiso, entre abril y junio, que fue el mayor periodo de confinamiento derivado del brote del coronavirus, el servicio de transmisión eléctrica siguió funcionando sin contratiempo.

El FCFE mantiene el 6.78% de los derechos de cobro de la red de transmisión de energía eléctrica la Comisión Federal de Electricidad.

Finanzas sanas

Otro factor que hace resistente al Fibra en este entorno complicado es su “sana estructura financiera”, puesto que actualmente no mantiene deuda, resaltaron los analistas de la intermediaria financiera.

Además, es uno de los Fideicomisos de Inversión en Infraestructura y Energía (Fibra E) que destaca por los rendimientos en la distribución de efectivo que realiza, que para este 2020 se han estimado en 12.2%, lo que equivale a 2.83 pesos por CBFE.

La distribución del segundo trimestre del año presenta un incremento de 10.18% respecto al previo y, en comparación con el mismo periodo del 2019, el aumento es del 4.9 por ciento.

Los analistas coinciden en que este es un aspecto “atractivo” del Fibra de la CFE en un momento en que algunas empresas han cancelado o pospuesto la distribución o entrega de dividendos.

Por su parte, analistas del banco inglés Barclays coinciden en que, si el Banco de México se embarca en una política monetaria de flexibilización, o si el Producto Interno Bruto de México se recupera más rápido de lo esperado, compañías como el FCFE podrían tener un rendimiento significativamente superior.

Aunque señalaron que un tema que podría preocupar, a diferencia de los analistas de Banorte, es que la disminución en la demanda de electricidad por una actividad industrial más suave no será compensada por el aumento del consumo doméstico de electricidad, además, una recuperación económica más lenta a la estimada podría afectar aún más la demanda de electricidad, puesto que no está claro qué tan rápido y cuándo la actividad industrial se recuperará completamente.

Roberto Solano, coordinador de Análisis y Estrategia Bursátil de Monex, estima que a pesar de la caída en el crecimiento económico (estimado en 9.9% para 2020), la demanda de energía podría presentar un aumento de 1% en el año y las tarifa mantiene expectativas positivas de la emisora en el mediano plazo.

El especialista asignó un precio objetivo de 28 pesos para este 2020 a los papeles del FCFE, lo que significaría un rendimiento de 10.89%, considerando el precio actual. Las Fibras, son fideicomisos que se encargan de rentar los activos que tienen en custodia, ya esa imuebles, carreteras, líneas de transmisión eléctrica, entre otros. Esos instrumentos distribuyen entre los socios el 95% de las utilidades por la renta de los portafolios.

judith.santiago@eleconomista.mx