Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA) se unirá al mercado mexicano de bonos verdes con su primera emisión por 2,500 millones de pesos.

Será el primer banco en su tipo en el mundo en financiar invernaderos y el primero en México dirigido al sector rural.

“El bono verde de FIRA será innovador al ser el primero a nivel internacional en incorporar proyectos de agricultura protegida (invernaderos)”, aseguró el banco de desarrollo en su prospecto de colocación.

Hasta agosto, la cartera verde a financiar sumaba 506 proyectos, 73 invernaderos y 433 relacionados con el uso eficiente del agua, con un valor de 2,265 millones de pesos.

“Se prevé a mediano plazo continuar generando cartera verde a fin de respaldar el monto emitido con el bono verde”, detalla FIRA.

La institución dependiente del Banco de México explicó que junto con la deuda verde hará dos emisiones adicionales por un total de 2,875 millones de pesos para otorgar financiamiento a empresas del sector agropecuario.

El monto total de las tres emisiones, del cual sólo un tramo será verde, asciende a 5,375 millones de pesos, considerando la sobreasignación de la segunda y la tercera oferta de bonos. Todos se colocarán a una tasa de interés variable.

La venta de los certificados bursátiles se llevará a cabo el próximo 23 de octubre en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), muestra el aviso de colocación.

Allana el camino verde

FIRA dice que el bono verde financiará proyectos o empresas del sector rural que tengan un impacto ecológico positivo basado en los criterios de los cuatro componentes principales de los Principios de Bonos Verdes del 2018 (Green Bond Principles 2018) establecidos por la ICMA (International Capital Market Association).

Añade que la cartera con etiqueta verde está conformada por cientos de pequeños, medianos y grandes proyectos ubicados en todo el país.

La institución de crédito rural sostiene que el sector agropecuario es de los más vulnerables al cambio climático y se enfrentará a riesgos por el aumento a la temperatura, ocasionando una menor productividad en los cultivos; además, el aumento e intensidad de tormentas, así como deterioros en los ecosistemas, afectarán la biodiversidad y reducirán la superficie de bosques.

Alerta que para el año 2030 seis de las 13 regiones del territorio mexicano presentarán escasez de agua (por debajo de 1,000 metros cúbicos por habitante al año). Tan sólo la agricultura consume 76% del agua disponible en México.

Sin dejar de mencionar que el sector agropecuario contribuye con 12% de la generación de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en el país.

Ante estos retos, FIRA explicó que dentro de su Plan Institucional 2013-2018 fijó una estrategia de financiamiento sustentable, en el que otros temas, apoya proyectos sustentables en el campo y financiamiento a proyectos a través de la emisión de un bono verde.

[email protected]economista.mx