Los inversores han descontado hoy la posibilidad de que el BCE anuncie mañana jueves la compra de bonos de España e Italia en el mercado. Según ha asegurado Bloomberg, la institución presidida por Mario Draghi anunciará mañana una compra de bonos soberanos de los países en dificultades de forma ilimitada y sin fijar un tope de rentabilidad.

Una información que ha arrastrado a la prima de riesgo española por debajo de los 500 puntos básicos, hasta los 492 puntos. Otras referencias, como la de Reuters (que es la que se publica en esta web) sitúan el diferencial en el entorno de los 497. En cualquier caso, unos niveles muy alejados de los 550 que el spread del bono español a diez años tocó el lunes. La rentabilidad del bono español se sitúa en el 6.4 por ciento.

Los inversores aguardan con tensión la crucial reunión del Banco Central Europeo mañana. Por un lado, con la esperanza de que Mario Draghi desvele algunas claves de su actuación futura en su compromiso de estabilizar las primas de riesgo de los países periféricos. Por otro, también ante la posibilidad de que la autoridad monetaria se muestre menos decisiva de lo que en principio se esperaba.

También se anota fuertes descensos la prima de riesgo italiana, que baja hasta los 402 puntos básicos, niveles que no alcanzaba desde principios de julio. El rendimiento del bono italiano a diez años se sitúa, por su parte, en el 5.5 por ciento.

"Los inversores esperan mucho del BCE. Se habla incluso de una nueva rebaja de un cuarto de punto porcentual en sus tipos de interés de intervención, pero lo que realmente desean conocer los mercados son sus planes de actuación en los mercados de deuda y cuáles serán las contrapartidas que se pedirán a los países que soliciten la ayuda del BCE. De hecho, Rajoy sigue insistiendo que no solicitará ayuda alguna al BCE o a los fondos de rescate de la zona euro, se entiende que adicional a la ya solicitada para el sector bancario, sin conocer las condiciones que le serán impuestas. Sobre este punto, seguimos pensando que España no tiene margen de actuación y que, sean cuales sean las condiciones, se verá forzada a pedir ayuda con objeto de que se reduzcan sus costes de financiación", explican los analistas de Link Securities.

También se sitúa en el punto de mira la autoridad monetaria estadounidense, la Reserva Federal, después de que el pasado viernes su presidente, Ben Bernanke, asegurara que la Fed está dispuesta a actuar si fuera necesario. Las cifras de empleo que se conocerán el viernes serán también una guía sobre posibles nuevos pasos en este sentido. De momento, hoy se publicarán los datos de productividad no agrícola, para los que se espera un aumento del 1,8% en el segundo trimestre, y de costes laborales, que crecerán un 1,4%, de acuerdo al consenso de analistas recopilado por Bloomberg.

La entrada del BCE en el mercado de deuda ha inyectado optimismo en los parqués europeos, que a última hora han elevado sus ganancias. El Cac se anota un 0,23% y el Dax un 0,51%, mientras que el Ibex ha sido más moderado en sus ganancias y suma un leve 0,08%, hasta los 7.494 puntos. Con todo, el optimismo ha vuelto a ser aplacado por Finlandia, que ha vuelto a ser la oveja negra de la zona euro al advertir que el BCE debe ceñirse estrictamente a su mandato. Su primer ministro se ha opuesto a una ayuda decidida a los países del arco mediterráneo.

Dentro del Ibex, los títulos de Sacyr se han revalorizado un 7.45% tras conocerse que el empresario José Moreno Carretero ha elevado hasta el 5,47% su participación en la compañía tras comprar títulos representativos del 0,16% de su capital social por un importe de 751.248 euros.

El euro, por su parte, ha registrado subidas favorecido por la futura inyección de Draghi y se cambia a 1,26 dólares desde los 1,257 de última hora del martes.

En alianza informativa con

apr