El bajo crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del segundo trimestre, dato que se presentará hoy por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) y que se espera continúe por el resto del presente año, afectará el crecimiento de las empresas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Este deterioro en el panorama económico ya se refleja en el crecimiento que entregaron en el segundo trimestre del año las 35 emisoras más líquidas de la BMV, a excepción de la minera Peñoles, con ventas creciendo 0.4% y una caída de 0.7% en el flujo operativo (EBITDA), según datos de Monex.

Compañías de los sectores industrial, construcción, minería y financiero son las más susceptibles al débil desempeño de la economía, en contraste, los grupos aeroportuarios y compañías de consumo son más defensivas ante un enfriamiento económico, de acuerdo con analistas.

Desaceleración

Las perspectivas sobre el crecimiento económico del país se han mermado. Los economistas de 21 instituciones financieras tienen un rango para el crecimiento anual del Producto Interno Bruto (PIB) nacional para este año de entre 0.5 a 1.5%, según la Encuesta de Expectativas de Citibanamex, con dato promedio de 0.9 por ciento.

“Claramente este escenario de desaceleración ya lo estamos percibiendo en los resultados de las empresas”, dijo Carlos González, Tabares, director de Análisis y Estrategia Bursátil de Monex.

Desde el primer trimestre se mostró cierta desaceleración en el resultado de las empresas y el segundo trimestre ha sido de los más débiles de los últimos siete trimestres, abundó el estratega.

“A nivel macroeconómico hay menor inversión, tendría sentido que las empresas más grandes y líquidas del país tuvieran menor actividad”, advirtió Luis Alvarado, analista de Banco Base.

No obstante, las compañías con menor exposición al extranjero también podrían navegar por la tormenta económica, con mayor facilidad.

González refirió que algunas empresas con operaciones en el extranjero, ya sean exportadoras o con operaciones, se vieron en cierta medida beneficiadas por una mejor dinámica durante el segundo trimestre, principalmente aquellas con presencia en Estados Unidos.

Un caso es Grupo Cementos de Chihuahua, refirió Alvarado, del que una buena parte de sus ingresos se generan en Estados Unidos y presentó un reporte muy positivo para el periodo que comprende de abril a junio de este año.

No obstante, ante un débil desempeño generalizado en los reportes corporativos en México, el directivo de Monex dijo que probablemente revisarán a la baja el IPC, que actualmente está en 48,500 puntos al cierre del año. En el caso de Banco Base, el estratega refirió que su pronóstico de 45,000 puntos no será ajustado en el corto plazo.

A la fecha, el índice se ubica en los 41,159.27 puntos, 1.2% por debajo de su nivel de cierre del 2018, en las 41,640.27 unidades.

El analista de Banco Base compara la desaceleración en México, con la ocurrida en Italia en el 2018. “Hubo una fuerte desaceleración que se tradujo en una recesión técnica a finales del año pasado, ya se veía una tendencia bajista, el mercado anticipa todos estos datos. Su Bolsa cayó 20% en total desde que se confirmó la segunda contracción y luego se recuperó este año a la par del resto del mercado. Se podría ver algo similar, aunque ya se ha descontado bastante una posible contracción en el PIB”, expuso.

María Ariza, directora general de la Bolsa Institucional de Valores (Biva), no quiso especular sobre el impacto que tendrían en el mercado y en las empresas en Bolsa si las cifras que divulga hoy Inegi confirman un bajo crecimiento.

Plan de Hacienda anima poco

Para el directivo de Monex es una buena noticia el paquete por 485,000 millones de pesos para incentivar la economía, se queda corto, pero es mejor eso a nada y da la señal que están preocupados por el crecimiento.

“El gasto gubernamental es importante para que haya flujo, para que haya actividad económica, pero no es suficiente, lo más relevante es el sector privado y ahí es en donde no estamos viendo esas señales”, dijo González.

María Ariza, directora de Biva, dijo: “Desde la Secretaría de Hacienda y Crédito Público hay mucho interés por reactivar la economía e intentar llegar a un crecimiento interesante y con el hecho de que se estén adelantando todas las licitaciones, veremos mayor apetito e inercia de los inversionistas”, comentó.

Gabriela Siller, economista de Banco Base, señaló que en el corto plazo este anuncio podría generar la expectativa de que la economía se reactive, y causaría una demanda de títulos de empresas mexicanas, traduciéndose en ganancias para la Bolsa mexicana.

[email protected]