El petróleo Brent operó el lunes estable en torno a los 109 dólares el barril, apoyado en la debilidad del dólar, las interrupciones de suministros y un severo invierno en América del Norte que ha impulsado la demanda de combustible para calefacción.

El referencial Brent bajó 13 centavos a 108.95 dólares el barril, tras alcanzar su mayor nivel en la jornada, de 109.40 dólares. El petróleo en Estados Unidos subió 45 centavos, a 100.75 dólares.

Los especuladores y los fondos de cobertura han incrementado ampliamente sus apuestas alcistas sobre el petróleo a casi su máximo histórico, según datos del mercado estadounidense, con los precios encaminados a subir por un salto en la demanda de combustible para calefacción.

Analistas consideran que los precios del petróleo corren el riesgo de bajar cuando las temperaturas en Estados Unidos empiecen a subir y ceda la demanda de combustible para calefacción.

Los datos económicos también son un riesgo para el crudo. Cifras decepcionantes en Estados Unidos el viernes reavivaron los temores sobre la demanda en el mayor consumidor mundial de petróleo.

Las preocupaciones por las interrupciones en el suministro petrolero mantenían dando piso a los precios.

La producción de petróleo de Libia ha caído a 390,000 barriles por día, debido a que manifestantes bloquearon parcialmente las entregas del enorme yacimiento El Sharara, refirió la estatal National Oil Corp.