El petróleo cayó el martes debido a que las preocupaciones sobre la posibilidad de que Estados Unidos pueda reinstaurar sanciones contra Irán se aliviaron, disminuyendo los temores sobre el futuro de las exportaciones de la República islámica.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su par francés, Emmanuel Macron, prometieron que intentarán resolver sus diferencias sobre Irán, aunque el primero no dio una señal clara sobre si cumplirá su amenaza de abandonar un acuerdo nuclear internacional.

Estados Unidos tiene hasta el 12 de mayo para decidir si renuncia o no a un acuerdo nuclear con Irán y volver a imponer sanciones contra el tercer productor de crudo más grande de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), lo que ajustaría los suministros globales.

Stephen Innes, de OANDA, dijo que nuevas sanciones contra Teherán “podrían hacer subir los precios del petróleo hasta 5 dólares por barril”.

El crudo referencial Brent cayó 85 centavos, o 1.14%, a 73.86 dólares el barril, tras llegar a cotizar en 75.47 dólares en el mejor momento de la sesión. El petróleo en Estados Unidos, en tanto, bajó 94 centavos, o 1.37%, a 67.70 dólares.

El crudo Brent, el referencial a nivel mundial, tocó su nivel más alto desde que la OPEP decidió el 27 de noviembre del 2014 dar la espalda a los recortes de producción que habían apoyado los precios, una decisión que desencadenó una batalla por cuota de mercado y contribuyó a profundizar un desplome a 27 dólares el barril a inicios del 2016.

Los precios del petróleo comenzaron a recuperarse en el 2016 luego de que la OPEP decidió tomar medidas sobre la producción con la ayuda de Rusia y otras naciones externas al cartel. El acuerdo para reducir los suministros finalmente entró en vigencia en enero del 2017.

Los recortes en la producción prácticamente han logrado su objetivo de reducir los inventarios en las economías desarrolladas a su promedio de cinco años, pero la OPEP ha mostrado pocas señales de querer poner fin al acuerdo.