Coca-Cola resistió el dólar fuerte en el 2015 gracias a un aumento de precios y de volúmenes y decidió desprenderse de embotelladoras en América del Norte y China para reducir costos.

La utilidad neta del gigante estadounidense en el 2015 aumentó 3.6%, a 7,350 millones de dólares; obtuvo 1,240 millones en el cuarto trimestre.

Coca-Cola precisó que los efectos del tipo de cambio gravaron en 10% sus ganancias en los últimos tres meses del año pasado.

Los resultados se traducen en una utilidad ajustada por acción de 38 centavos en el último trimestre. El promedio de los analistas del mercado esperaba 37 centavos.

El volumen de negocios en el último trimestre bajó menos de lo previsto, a 10,000 millones de dólares, lo que significa 8.02% menos en comparación con el mismo periodo del 2014.

El mercado había estimado en 9,100 millones el volumen de negocios.

El alza de 3% en las ventas en el cuarto trimestre sorprendió favorablemente: los volúmenes de sodas aumentaron 2% y los tés, aguas y bebidas deportivas crecieron 6 por ciento.

En América del Norte, donde las ventas cayeron ininterrumpidamente en los tres últimos años, Coca-Cola logró un aumento de ventas de 3% en el cuarto trimestre y aprovechó el aumento de precios.

La demanda está en baja en otras regiones del mundo, como Brasil y Rusia. Y la apreciación del dólar ante otras divisas complica las cosas: en el 2016 el impacto del tipo en las ventas será de entre 6 y 8 por ciento.

Sin contar el tipo de cambio, Coca-Cola, que factura casi 50% fuera de su base en Estados Unidos, espera que sus ventas crezcan entre 4 y 6% en el 2016.