Coca-Cola elevó sus previsiones de ganancias para todo el año, ya que la reapertura de cines y restaurantes en Estados Unidos impulsó la demanda de sus refrescos, un resultado auspicioso que hacía que sus acciones subieran hasta 3% en las operaciones previas al inicio de la sesión bursátil en Wall Street.

Los ingresos del negocio de Coca-Cola en América del Norte aumentaron un 13% en el tercer trimestre, ayudados por la reapertura de lugares públicos tras la rápida campaña de vacunación en Estados Unidos.

La empresa también elevó los precios para contrarrestar parte del impacto de los crecientes costos de los productos básicos y el transporte de carga.

Coca-Cola proyecta que sus ganancias anuales ajustadas por acción aumenten entre un 15% y un 17%, en comparación con un pronóstico anterior de un alza del 13% al 15 por ciento.

Los ingresos operativos netos ajustados aumentaron a 10,040 millones de dólares en el tercer trimestre finalizado el 1 de octubre, desde 8,650 millones de dólares en el mismo periodo del año anterior. Las estimaciones de analistas apuntaban a 9,750 millones de dólares, según los datos de IBES de Refinitiv.