La empresa canadiense Bombardier permaneció con sus cuentas en rojo en el tercer trimestre, pero logró su primer contrato en año y medio para la fabricación de aparatos CSeries, dos semanas después de haber cedido el control de este programa de aviones civiles a Airbus.

Bombardier anunció este jueves la confirmación de un pedido de 31 CSeries por parte de "un cliente europeo", por valor de 2,400 millones de dólares.

La empresa no precisó si se trataba de CS100 o CS300, que tienen 100 y 160 plazas respectivamente.

Dos semanas atrás, la firma canadiense acordó ceder el control de este programa a la europea Airbus, por falta de pedidos.

Al tiempo que saludó "este nuevo e importante encargo", el CEO de Bombardier, Alain Bellemare, dijo que con la llegada de Airbus la compañía espera que "el impulso comercial se consolide rápidamente".

El programa CSeries, cuyo desarrollo ya insumió 5,400 millones de dólares y ha sufrido retrasos, totaliza actualmente 391 aviones.

Las pérdidas del constructor canadiense en el tercer trimestre del año se elevaron a 117 millones de dólares, contra 94 millones en el mismo lapso del ejercicio anterior. La acción de la firma cayó un centavo, coincidiendo con el promedio de las previsiones de los analistas.

El volumen de negocios creció 3%, a 3,800 millones de dólares, y el resultado corriente trepó 83%, a 115 millones.

erp