Las principales bolsas europeas cerraron al alza la jornada de este miércoles, a la espera de la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Así, el índice FTSE-100 de los principales valores de la bolsa de Londres cerró con un alza del 0.24%, en 7,452.32 puntos.

La de Madrid también terminó en verde, en 10,575 puntos (+0.49%), así como la de París, con su índice CAC-40 ganando 0.56% y cerrando en 5,190.17 enteros.

También terminaron en verde las bolsas de Milán (+0.56%), cuyo índice FTSE Mib cerraba en 21,578 puntos, y la de Fráncfort, con su índice Dax alcanzando los 12,305.11 puntos +0.33 por ciento.

Un aumento de los precios del petróleo y sólidos resultados corporativos de energéticas y automotrices ayudaron el miércoles a las acciones europeas a terminar con avances.

El índice paneuropeo STOXX 600 cerró con una subida del 0.52%, un alza en línea con los referenciales de la zona euro , impulsados por los sectores petróleo y gas y automotriz, que ganaron un 0.8 y 0.6%, respectivamente.

Las acciones de Tullow Oil se dispararon un 7.9% gracias a que una mayor producción en nuevos pozos ayudó a que los ingresos de la petrolera se incrementaran un 46% en el primer semestre, aunque la compañía también reportó costos por amortización por los precios bajos del crudo.

Las acciones de Petrofac avanzaron un 1.4% luego de que la compañía de servicios a petroleras ganó nuevos contratos en Irak por valor de unos 100 millones de dólares.

Las acciones de PSA Group subieron un 3.2%, liderando al sector automotriz, luego de que el fabricante de los vehículos Peugeot y Citroen alcanzó un nuevo récord de rentabilidad, superando los pronósticos de analistas con un incremento de sus ventas en el primer semestre.

Con una cuarta parte de las compañías que integran el índice MSCI Europe de la zona euro habiendo reportado resultados hasta ahora, un 40% ha superado las estimaciones mientras que un 48% las ha incumplido, según datos de Thomson Reuters.

La reciente apreciación del euro ha pesado sobre las expectativas de utilidades de las compañías de la zona euro, particularmente de aquellas más dependientes de exportaciones, como las del sector industrial. El euro tocó el martes un máximo en dos años a 1.1711 dólares.

"Creemos que el impacto es manejable si no pasamos de 1.20 dólares por euro", dijo Angelo Meda, jefe de operaciones con acciones de Banor SIM. "Si eso sucede, empezaremos a tener un impacto y eso deprimirá a las acciones europeas, especialmente a las de exportadores, papeles cíclicos, e industriales", agregó.

erp